martes, 15 de enero de 2008

Economía de lenguaje


HOLA. Caben pocos ejemplos de mayor economía de lenguaje, que estas dos palabras en una ventana de un colmado que había quebrado. No sería inverosímil imaginar que los dueños fueran mudos, y desearan que los clientes supieran que pese a sus deficiencias, eran amables y educados con quienes venían a mercadear con ellos. Claro que también cabe la posibilidad de que desearan la pronta llegada de sus clientes, y que ansiaran su pronta marcha con mayor presteza aún que la de la entrada. O, simple y llanamente, podía ser la forma en que un crío entretuvo su ocio o su hastío, rayando en la pintura dos palabras fundamentales en cualquier cultura, la de un comienzo, un encuentro, un deseo cordial, por un lado; y la de la despedida, la conclusión, el final definitivo, o tal vez el deseo del pronto reencuentro. ADIÓS

1 comentario:

Laquesabes dijo...

Hola, efectivamente, la educación no está reñida con la cortesía. Un hola y un pronto adiós es muchas veces el diálogo más preciso entre dos personas civilizadas. Evita el conflicto (la ausencia de palabras huecas, es de agradecer), y sin embargo mantiene las buenas costumbres del saludo. En esta imagen, el humor nos saluda, la ironía nos despide. En cualquier caso, aunque parezca inane, me ha provocado una sonrisa. Adiós.

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.