miércoles, 30 de enero de 2008

Caballito libre


Me miran tanto, que ya no sé qué pensar. Me miran, ladean la cabeza, acercan sus miembros, tocan el cristal. ¿Qué se imaginarán desde ahí dentro? Son tan extraños, los humanos, siempre en grupo, siempre distintos, por oleadas; nunca están de uno en uno. ¿Cómo podrán vivir así, sin pasar nunca dos veces por el mismo sitio? Pero me resulta tan gracioso que me miren de esa forma, como si se sorprendieran de verme. Claro, a lo mejor no saben quién soy, ni por qué les miro con cierta pena, porque es que me dan lástima, los pobres, siempre encerrados ahí, tras el cristal, sin poder respirar este agua rica y limpia. Sí, va a ser seguramente eso, que no saben quién soy ni cómo me llamo, pero me da que no lo van a saber nunca, porque se lo digo todos los días varias veces, y ninguno me contesta. Se limitan a hacerme muecas y a mirarme, y a ladear la cabeza, y a tocar el cristal. Lo cierto es que la cautividad vuelve muy graciosos a los humanos.

8 comentarios:

Frabisa dijo...

No me canso de mirarla, que preciosidad!!! Los caballitos de mar tienen un punto de misterio, siempre me han resultado extraños a la par que bellísimos. Es una foto que encandila, qué logro haber conseguido ese plano tan cercano a través de un cristal y con tanta nitidez. En esta ocasión tengo que decirte que si la foto me maravilla, el relato no le va a la zaga. Me encantó el relato, me ha rechiflado saber lo que piensa ese caballito cuando lo miro y que sea él quien me vea enjaulada. Enhorabuena, hoy te has esmerado más que nunca, que lo sepas.

Anónimo dijo...

¡Hala!A mi me dá qué es un caballito libre pero hembra está así de chula y feliz porqué acaba de soltarle sus huevos al macho y a vivir que son dos dias.Hasta la próxima vez qué se los endiñe a otro.¡ESTO ES VIDA!M.T.

Lyra dijo...

¡Me encanta el texto! Es muy gracioso pero quién sabe qué piensa la pobre criatura. Por cierto, ¿de qué acuario es la foto?

¿La "planta" verde de detrás parece que tiene cara o es cosa mía?

Mármara dijo...

Fantástico, el giro final. Y, qué cargaditas de razón, las palabras del caballito. Así es, la raza humana, inconsciente.

Eduardo Arias Rábanos dijo...

No sé, no sé. Hay tantos halagos al texto... que ya no sé si la cosa fotográfica queda en segundo plano. Mirad, que os amenazo con quitar las fotos, ¿eh?
Jaajajaja, es broma, claro.
Me ruborizáis con algunos comentarios. Y os lo agradezco bien. Sois un estímulo para que cada día me ponga a ello. Mil gracias.
Lyra, el acuario es La Casa de los Peces, en La Coruña; ahora se llama Aquarium Finisterrae. Y, no, no; lo de la cara es tu portentosa imaginación.

Alu dijo...

¡Qué bonita la foto!me encantan los caballitos de mar. Está bien ponerse desde el punto de vista del caballito. Es muy gracioso, tenías que añadir que nosotros los humanos pegamos guantazos al cristal y pegamos las caras. ¿Fuiste al acuario de Gijón? Precioso!

Anónimo dijo...

La foto, preciosa. Pero yo -con tu permiso- ya tengo un texto para trabajar el punto de vista en el relato.
He visitado varios acuarios, pero nunca se me pasó por la imaginación que yo podía ser la observada.
Me gustan las fotos y me encantan los textos. Muchas gracias por todo. María M.

Anónimo dijo...

Hipocampos… emergen como seres de cuentos, confluyendo entre realidad, mito y fantasía, como los que tiraban del carro de Poseidón.
Mas… están ahí, existen, nos atraen.
Incluso les miramos de manera impertinente, acercándonos a sus vidas tranquilas, procurando causar el mismo embelesamiento que originan en nosotros.
Entretanto ellos, permanecen impertérritos ante nuestra presencia.


¿Has notado como nos estimulan tus fotos?
Evocamos lecturas de otras épocas, damos rienda suelta a la imaginación, disfrutamos de su colorido y composición, sentimos desasosiego (en mi caso) al contemplar “Diálogo de pareja” y es admirable la cantidad de relatos que se podrían escribir de los comentarios que desencadenó la foto de la bruja, su escoba y el texto que la acompaña.
Sigue inspirándonos así, haciéndonos un poquito mejores al permitirnos contemplar la vida, los objetos y todo lo cotidiano desde tu prisma particular.

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.