domingo, 13 de enero de 2008

Colgado de los libros



Uno entra en una librería con la intención de impregnarse de los aromas que las palabras emiten, para hurgar por los anaqueles, hollar virginidades con perfume de imprenta y comprobar si la cacería surte resultado y alguna pieza resulta cobrada.
A veces, lo que más nos sorprende no son los libros, sino el entorno, mágico, que se establece alrededor.
Cuando vi a este antropomorfo de madera cabeza abajo colgando de una cuerda, rodeado de libros de filosofía, comprobé que imagen, palabra, imaginación, pensamiento y materia, se podían fundir a la perfección

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué le hizo perder la posición firme, resistente y enhiesta?
Es la imagen de una angustia consciente, de la "no" aceptación de su postura y destino.
…quizás sea Atlas, cansado ya del castigo impuesto por Zeus de cargar con el peso de los cielos sobre sus hombros…
Sugiere tantas preguntas y… respuestas.
La calidez del tono de la foto, atenúa el sufrimiento de su lucha.

Anónimo dijo...

Quizás ese antropomorfo está impregnandose lentamente de toda esa magia y sabiduria qué contienen los libros,y ello le impulse a abrir su mente dormida y atrofiada durante tanto tiempo,se despereze y comienze de pie a ver la vida con un nuevo enfoque y no sumergido cabeza abajo.M.T.

Frabisa dijo...

Cuánta razón tienes! El espacio que se circunscribe al interior de una librería tiene algo de misterio, de olores y mucho de magia.

Si a mayores te encuentras con una escultura como la que muestras, casi apetece quedarte a habitar en su interior.

He pinchado en la imagen y es increíble lo que gana. Es una talla impresionante, con tremenda fuerza, destila poderío. Me ha encantado ver los nudos de la madera e imaginar lo dificultoso que debió suponerle al autor esculpir esas formas. Muy bueno ese desenfoque del fondo que le otorga mayor protagonismo a la escultura.

Se me había pasado comentarte esta entrada y ahora me doy cuenta que el momento de apreciarla en toda su intensidad, ha sido hoy.

Enhorabuena por tu blog, una casi siempre sale siendo más después de visitarlo.
Un beso

Eduardo Arias Rábanos dijo...

Gracias a vos, Fra, por tu siempre constante presencia y tus siempre cariñosas palabras.
Me alegro de que al haber ampliado la imagen la hayas paladeado en una mayor intensidad.
Besines

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.