martes, 22 de agosto de 2017

LA ESFINGE VIGILA AL FARAÓN


La esfinge es una de las muchas que jalonaron el camino de acceso al templo. Lo protegía de los malos espíritus y preparaba la solemnidad antes de llegar a los pilonos de la entrada. Representan animales echados con cabeza de carnero. Como en Karnak. Sólo que esto no es Karnak. Ni Luxor. Ni estamos en Egipto, sino en Turín, en el Museo Egipcio. Y aquí la esfinge ya no protege al faraón Mentuhotep II, sino que lo vigila. El trato con los dioses molesta a la esfinge, y le irrita su perpetua ofrenda con sus vasos globulares. De ahí su ceño y su malcarado perfil. Lo vigila, atenta a cualquier variación, a cualquier intervención divina. Permanece al acecho, mientras aguanta estoica los miles de fotografías de los asombrados visitantes. Para ella eso no representa un problema. La sonrisa eterna del faraón, sí.

Esfinge del templo de Amón en Karnak, y estatua de Mentuhotep II (1425-1400 a.C), en Turín (Piamonte, Italia)
Julio, 2016 ----- Panasonic Lumix G6


lunes, 21 de agosto de 2017

LAS PREGUNTAS DE GREGORY STOCK (12)

Pregunta 17

¿Estaría dispuesto a volverse extremadamente feo en el aspecto físico
si eso significase que viviría mil años con la edad que usted eligiera?

He aquí otra de esas preguntas chorras que si uno las adorna puede sacar algo, pero que en sí son una gilipollez monumental. Es como los caracoles o como la pasta, que lo importante no son ellos en sí, sino la salsa con que son aderezados. Para responder adecuadamente a tal futurible debería preguntarme sobre la fealdad y sobre la inmortalidad y si yo deseara esta última. Creo que 80 años bien vividos y aprovechados pueden dar un juego espléndido, y quien opine lo contrario es que no sabe vivir o las circunstancias le han sido particularmente adversas. No me gustaría la inmortalidad, ni vivir mil años, aunque no me importaría echar una ojeada sobre lo que pasara en esa edad, pero regresando a mi tiempo. No me gusta la inmortalidad física, no porque aparente una prepotencia que enmascara la imposibilidad de hacer de una vida cronológicamente normal el marco óptimo de una existencia grata, sino porque vivir más de lo que la biología y la tecnología nos han señalado acarrea siempre más inconvenientes mentales que los beneficios que pudiere ofrecer. Entre esos perjuicios no sería el menor la atroz soledad mental y la pérdida de todo lo querido. Decididamente, no quiero ser inmortal, aunque me fuera factible serlo. Por lo tanto, lo referido a la fealdad se sigue por lógica.


Pd/ Los textos que responden a las cuestiones formuladas en El libro de las preguntas de Gregory Stock, fueron creados entre 1998 y 1999

domingo, 20 de agosto de 2017

DE NUEVO, SANT CLIMENT DE TAÜLL


Conocí Taüll hace años, de la mano de un amigo muy querido a quien, por los vericuetos de una vida azarosa, he perdido la pista. Fue una revelación. No sólo por su docta compañía, ni por lo atípico del viaje, sino por contemplar por primera vez una de mis obras fetiche, que tanto me había gustado estudiar, en su momento, y a la que tanto tratamiento he otorgado en mis clases, entonces y ahora. Este verano volví, casi 20 años después.

Siempre me pareció increíble que algo tan pequeño pudiera proporcionarme tanta energía, tanta plenitud. La iglesia, uno de las muestras más puras del románico lombardo en Cataluña, presenta dos marcas que le son propias, y por los que hasta los más iletrados la recuerdan siempre. Su excepcional pantocrátor pintado de su ábside central (extraído hace años, hoy se exhibe con orgullo en el MNAC de Barcelona), y su inconfundible torre de seis pisos, la más hermosa del románico hispano, con permiso de la muy cercana de Eril-la-Vall.

La otra vez no pude subir por ella. No recuerdo el motivo. Pero esta vez sí. Y pese a la gradiente de subida, a la cantidad de personas que confluímos en la operación, pese a todo, pude contemplar a mi antojo el valle de Boí-Taüll durante unos minutos gozosos, gracias a que por fortuna la gleba turista se conforma con los primeros pisos, y pocos prosiguen hasta el final (toda una filosofía de vida subyace en ello). Por eso, todo el valle, las imponentes montañas rodeándonos por todos lados, y la ensoñación de estar escuchando cómo abajo los canteros, escultores y pintores construían la basílica nueve siglos atrás, se ensamblaron en otro momento feliz -distinto- ante mi mirada.

En Taüll (Lérida, Cataluña, España)
Julio, 2017 ----- Nikon D500

sábado, 19 de agosto de 2017

HITOS DE MI ESCALERA (21)

El último curso que pasé en el instituto fue el mejor. También el peor. Cualquiera que haya estudiado el COU o el segundo de Bachillerato actual lo sabrá bien. Es el peor curso de todos los de la enseñanza secundaria, porque se dispone de un mes menos, y la materia y exigencia de cada asignatura son considerablemente superiores. Si a eso añadimos que ya de aquélla yo tenía como objetivo básico en la vida sacar las mejores notas posibles, pues se tiene como resultado un curso en el que aprendí muchísimas cosas y que para mí fue muy instructivo a nivel académico, pero en el que acabé al borde de la extenuación.

En realidad, a priori tenía todo cuanto había elegido. Letras puras. Sin griego, eso sí, porque la interfecta que ostentaba la cátedra de dicha materia tenía mucha información, pero era lerda por completo a la hora de ordenarla y carecía de las más mínimas dotes didácticas. Pero no hay que achacarle a ella todo el problema. En COU iba a estudiar por primera vez de forma sistemática Historia del Arte, y ambas asignaturas no eran compatibles. O una, u otra. Y el arte venció, por supuesto. Y lo hizo de forma aplastante. Y aunque antes me había empezado a gustar, sería este curso cuando, con la ayuda del tremendo volumen de nuestro manual de Anaya (más de 1.000 páginas) empecé a hurgar de forma sistemática por los mundos de la arquitectura, la escultura y la pintura. Aunque también del cine, porque aquel volumen traía una introducción de 35 páginas de lo que había sido la evolución del Séptimo Arte. De modo que el curso dio de sí muchísimo en el apartado artístico.

Pero no sólo. Letras puras. Lengua, Literatura española, Latín, Hª Contemporánea, Francés. Podría contar docenas de anécdotas de este curso, el que más huella en mi memoria dejó. Recuerdos de muchos tipos, pero todos ellos asociados al agotamiento producido por  una responsabilidad absoluta y una ambición sin más límites que los que mis limitadas dotes y mi menor edad me marcaban, que me impidieron siempre ser el número uno de  la clase (aunque en el podio me mantuve hasta el final).

Ese curso aprendí muchísimo de casi todo lo que estudié. Aunque debo admitir que sólo tres asignaturas colmaron mi felicidad, además de mis necesidades de conocimiento: el referido Arte, la Literatura española y la Hª Contemporánea. De lo primero ya queda apuntado algo. Con la literatura, creo que aprendí por primera vez a leer de forma crítica y a paladear lo que leía. Visto desde hoy, me parece extraño, pero yo fui lector tardío (de libros literarios, se entiende), y este año fue el de mi nacimiento final hacia la poesía, la narrativa y, sobre todo, el teatro, gracias al buen hacer de un chico aspirante a dominico que estudiaba en nuestro instituto, y que no leía otra cosa que teatro y más teatro. Él fue quien me instiló el gusto por algo que yo no había visto nunca ni por el forro, salvo las obras obligatorias de clase. También fue el año en que escribí ¡mi primer cuento! (pero de eso hablaré en otro “hito”). Por último, la Historia, con la que tuve muy mala suerte casi siempre con los docentes que me la mal-impartieron. Menos mal que yo ya sabía desde finales de Primaria que era MI asignatura, que era a lo que me quería dedicar, que si no, bien poco habría aprendido. Eso sí, por mi cuenta compensé lo que la ancianita-a-punto-de-jubilarse no me enseñó, y que con el tiempo acabaría siendo lo que me diera de comer hasta la fecha. Pero eso será contado en otra ocasión.

El COU terminó, al fin. Y yo conseguí una de las matrículas que se otorgaban. En honor a la verdad, creo que me inflaron las notas para que “cuadrase”, porque no saqué tantos sobresalientes como para ello. Pero, sí. Con eso, y con mi estado de derrengamiento absoluto terminó el curso. Hasta tal punto, que ni preparé la Selectividad. Tres razones me impulsaron a una decisión que nadie que me conociera comprendió al principio: una, no necesitaba nota para comenzar Gª e Historia en León; dos, mi proverbial chulería me indicaba que “con lo que ya sabía”, me bastaba para sacar un 5, y superar el trámite; tres, estaba al borde del agotamiento. Y, sí, la estrategia se mostró exitosa... pero sólo por un pelo. Obtuve un miserable y ajustado 5'1, que gracias a mi expediente del bachillerato me dio de sobra para pasar página. Y de este modo, exhausto pero feliz, di por concluida mi vida académica en el IES Padre Isla de León. Al menos, como alumno.

viernes, 18 de agosto de 2017

(CASI) LO MEJOR DE EJEA DE LOS CABALLEROS


A pesar de su fama -injustificada, a mi modo de ver-, sólo conservaré de Ejea de los Caballeros  dos recuerdos importantes: la extraordinaria labor escultórica de las fachadas románicas de San Salvador, y lo que aquí se muestra. Eso, y un calor cada vez más insoportable para personas norteñas como yo, cada vez más amantes de lo templado, y aun de lo fresco.

Pues bien, lo que aquí puede verse es el modo original con que un bar-cafetería-pub (llamado “Casa Fau”) decoró una de sus paredes lisas. Una puerta cerrada y dos ventanas. La primera, abierta de par en par; la segunda, cerrada, pero que permite "ver" o imaginar lo que a través de ella se encuentra (plantas y pájaros). Un espacio donde contemplar una interpretación de la naturaleza, o imaginarla, que acaba siendo lo mismo. Sus dueños, en vez de pintar dicho espacio tan sólo con ese azul cielo ya de por sí sugerente, o de abrir el muro para ofrecer claridad a su interior, lo que hicieron fue ofrecer un remedo de trampantojo que a mí se me apareció como algo sorprendente, impensado -tras recorrer la ciudad- y refrescante. Más, si se tiene en cuenta que se hallaba en unos soportales que se hallaban orientados hacia el norte, y donde se podía respirar no sólo un ambiente artístico, sino también algo de corriente fresquita.

En Ejea de los Caballeros (Zaragoza, Aragón, España)

Julio, 2017 ----- Nikon D500

jueves, 17 de agosto de 2017

DESAFINADO (MICRORRELATO)

Después de tanto, vuelves a tocarme, pero estoy sin afinar. Además, no hay sintonía. Las manos no llegan al concierto. No hay dirección ni ritmo sostenido. Las miradas no convergen, disuenan. Noto tu deseo, pero no llega a suscitar el mío. Creo que hoy da lo mismo que me imagines cuerda, viento o percusión. Ni frotando, ni soplando, ni golpeando, saldrá de mí una nota. Estoy desafinado. Tú me desafinaste. Hace tiempo. Ya no serás mi arco, mi llave o mi baqueta, como al principio, cuando imaginé que sonaría de maravilla entre tus manos, cuando me impresionaste con tus conocimientos de teoría. Pero nunca fuiste buena instrumentista. Eso lo supe al poco. Hoy ya no sueno de ninguna manera. Culpa tuya.

Del libro inédito Micrólogos, 2012

miércoles, 16 de agosto de 2017

LA AMENAZA DE LOS ÁRBOLES


Los árboles gritan cuando los hieren, pero no los escuchamos. La mayoría de las veces, ni siquiera los oímos. Casi siempre, aceptan pasivos la suerte a que les aboca su inmovilidad. Otras, en cambio, amenazan desesperados con sus ramas como garras.

Plátanos podados en Coca (Segovia, Castilla y León, España)
Marzo, 2007 ----- Nikon D100

viernes, 11 de agosto de 2017

¿POR QUÉ VIVIR?

¿Por qué vivir? Esta pregunta tan tremenda, tan existencialista, tan esencial, que alguna vez nos hemos hecho todos, es a la que trató de dar respuesta Viktor Frankl hace 70 años en su libro El hombre en busca de sentido. Al parecer, le pasó de todo, perdió todo y a casi todos, y aun así consideró que la vida era digna de ser vivida. Defendía ya entonces que necesitábamos un cambio radical en nuestra actitud ante la vida, puesto que “es la vida quien espera algo de nosotros. Y que esta respuesta requiere una acción coherente basada en el compromiso con el otro”, comenta Alex Rovira, quien glosa su figura en un artículo de EPS de 3 de diciembre de 2006. Según parece, su mayor aportación viene de un simple enunciado: "La libertad esencial es la de elegir nuestra actitud, sean cuales sean las circunstancias que nos rodean". Hasta en Auschwitz, donde él estuvo, el ser humano tiene capacidad de elección; se le puede arrebatar todo, menos eso.  Es precisamente esa libertad que no puede ser arrebatada la que hace que la vida tenga sentido y propósito. Y, dado que existe dicha libertad, incluso ante lo más doloroso y la muerte, el hombre no puede estar condicionado ni determinado, sino que es él quien determina, quien se determina a sí mismo. Como el sufrimiento no puede erradicarse  lo que nos puede sostener ante la adversidad sólo está en el amor, bien a una persona, bien a una actividad (amor y creatividad), que son los pilares sobre los que se construye la esperanza de vivir y el sentido (entre comillas) de la vida. Así, concluye el autor, "quien tiene un porqué para vivir, encontrará casi siempre el cómo". Y no está nada mal el análisis.

En el Diario Digital, inédito, entrada de 17 de enero de 2007


jueves, 10 de agosto de 2017

MATER AMATISIMA


Los gatitos se le echan encima, y tras lamerlos a conciencia, la gata madre se echa para que sus retoños se alimenten y sientan, además, el calor del vientre que hace poco los alojó y los mantuvo a salvo del exterior inclemente. La gata cumple su misión, pero sus ojos no dejan de mirar mi gran ojo negro que ella no conoce, pero que no le suena grato ni amigable. Por eso su mirada no deja de estar fija en mí, y en que mis movimientos no se acerquen más de lo permitido. No lo harán. Mi óptica me permite verla sin incomodarla más de lo estrictamente necesario. Seguro que tras la mamada colectiva, vendría el sopor de la siesta, más al abrigo de extraños que en el momento de la comida.


Gatos en el pueblo de Lauzerte (Tarn et Garonne, Midi-Pyrénées, Francia)
Agosto, 2017 ----- Nikon D500

miércoles, 9 de agosto de 2017

DE NUEVO SIN BLANCA (MICRORRELATO)

Ha vuelto a suceder. Otra ruina más. Ya no recuerdo cuántas me han sobrevenido en mi vida. Estoy condenado a ellas, parece. Soy demasiado sensible. Por eso, debería tener cuidado para no caer en la tentación. Soy demasiado débil, e incurro una y otra vez en el mismo error. Pero mientras ocurre, no me doy cuenta. Sólo vivo, me dejo llevar. Luego, pago las consecuencias. Una y otra vez, sin aprender nada del pasado. No es que esté condenado, es que carezco de memoria, que es otra forma más de condena. Y así, cuando creo otra vez que tengo tanto, de repente no tengo nada. Cuando creo que me aman a la vez Pilar, Sara, Beatriz y Blanca, y que yo a su vez las quiero a ellas, comprendo que en realidad a la única que quiero es a mi mujer, Blanca. Luego, ella me descubre a mí. Y se marcha, claro. Y de nuevo me deja en la más espantosa de las ruinas. Y otra vez a estar sin blanca. ¡Qué indigencia más recurrente!

Del libro inédito Micrólogos, 2012

martes, 8 de agosto de 2017

CANOAS ESTIVALES EN RÍO MANSO


Salen casi a la vez. Unos con casco, otros con gorra o sombrero. Alguno, con cámara de vídeo para grabar el evento. Todos, con ilusión y cierta zozobra. Pero el ansia de aventura entre comillas les puede. Se dirigen aguas abajo de un río manso que tiene buena prensa. No habrá peligro real, pero algo en su interior les reconcome. Todos llevan el chaleco prescriptivo. Un día de domingo más. Nada alterará la rutina. Pero todos recordarán con intensidad esa jornada en la que unos domingueros jugaron a protagonizar una aventura.

Canoas en el río Aveyron, en St. Antonin-Noble-Val (Tarn et Garonne, Midi-Pyrénées, Francia)
Agosto, 2017 ----- Nikon D500

lunes, 7 de agosto de 2017

MI PALABRERÍO CANALLA (25)

CEGUERA: Incapacidad visual o mental que es tenida por una gran desgracia, lo cual no  ha sido óbice, barrera, valladar o impedimento para que se hagan ensayos sobre la misma, alguno de los cuales incluso está compuesto en forma de novela, lo cual ayuda mucho en la búsqueda y captura de galardones suecos.
CELOS: Evidencia de que la posesión es la posesión y de que siempre fastidia bastante que el otro pueda divertirse más que uno, ante lo cual es preciso concienciar y culpabilizar adecuadamente a ese/a otro/a para que la relación se iguale por lo bajo, o sea por el lado de la preparación de la venganza.
CEMENTERIO: Finca apartada donde se recluye a los seres más sabios del universo, cuya serenidad y ausencia de ambiciones molestan sobremanera a quienes no pueden alcanzar tales prendas.
CENA: Uno de los momentos en que se procede a comer (v.), concretamente, el más íntimo, excitante o prometedor desde el punto de vista sentimental u hormonal, en el cual lo de menos es qué se come, sino con quién y con vistas a qué. La problemática principal es que puede llegar a frustrarse por una cantidad de tonterías enorme, imposible de clasificar.
CENSURA: Restricción periódica que los poderes ejercen sobre las artes con el propósito de incrementar la calidad de la producción, fomentar su capacidad de generar simbolismo, obligando a una reflexión más penetrante sobre lo que se hace y separando con gran tino la mena de la ganga, ahorrando al mundo muchas mandangas que, de ese modo, no se han de soportar.
CEPO: Aparatito con resorte sorpresa que ha venido constituyendo el modo de vida de los cazadores furtivos, de las mujeres casaderas, de los guardias urbanos, y de los inquisidores y torturadores en general.
CERDO: 1. Mamífero paquidermo y ungulado de gran parecido con el hombre, tanto en su anatomía interna (a menudo, también en la externa), como en sus modos, higiene y costumbres. 2. Individuo humano que busca un parecido aún mayor con dicha bestia, mayormente en el capítulo higiene y estética.
CEREBRO: Compleja y precisa (pero frágil) maquinaria neuronal que alberga el ordenador central de a bordo en los seres vivos superiores, cuyas propiedades son increíbles, y que es manifiestamente infrautilizado entre los únicos representantes de la clase hominidae.
CERRADURA: Infantil intento simbólico de individualizar algo tan común como impedir que los demás no se beneficien de nuestras propiedades sin permiso expreso; lo cual no desanima a los profesionales del sector, tanto a los legales como a los ilegales.
CERTEZA: En los cenutrios, verdad sacrosanta; en los que son algo más avispados, verdad particular para uso y disfrute personal e intransferible; en los genios, verdad subjetiva de carácter exportable y que se ampliará a todos los demás cuando no quede duda de que tenían razón, sólo que un poco más tarde; en los filósofos, carnaza sanguinolenta con que atraer a las dudas o a los discípulos, no en ese orden.
Del libro inédito Palabrerío canalla, 1999

domingo, 6 de agosto de 2017

INQUIETANTES MUÑECAS



A pesar de su belleza (o tal vez por eso mismo), son inquietantes siempre. Al menos, a mí me lo parece, aunque las vea, como en este caso, en un mercadillo rodeado de personas bulliciosas y alegres, y no haya razón para recelar de ellas. Pero yo sospecho de continuo: que nos miran, que cuando las miramos ellas disimulan y hacen como que dirigen los ojos a otro punto distinto. Pero nos miran, sí, nos calibran; saben cómo atraernos y hacernos sus cómplices; a veces, sus esclavos por completo. Me inquieta su aparente inmovilidad. Me inquieta lo que pueden hacerme. Sólo tengo un modo de zafarme de mis miedos. Las convierto para siempre en una imagen verdaderamente inmóvil que no podrá cambiar su apariencia. Conjuro de esa forma mis miedos, aunque sólo por cierto tiempo. Hasta que las próximas se crucen en mi camino.

Muñecas antiguas en un mercadillo brocante (Marcillac-Vallon, Aveyron, Midi-Pyrénées, Francia)
Julio, 2017 ----- Nikon D500

sábado, 5 de agosto de 2017

MAL DESTINO CON LAS MUJERES (MICRORRELATO)

Como mucho, y como favor personal que le otorgo, puedo decirle que el Conde ha tenido muy mala suerte con las mujeres. Siempre le acarrearon muchos problemas, pese a necesitarlas tanto. Todas ellas, como le cuento, sin excepción. Desde la primera, Clara, que le produjo ronchas y sarpullidos, hasta la última, que casi acaba con él, pasando por Iluminada, que le produjo una jaqueca que le duró meses, por Sol, que disminuyó su apetito hasta dejarlo en los huesos, o por Luz, que minó por completo su autoestima, sumiéndolo en una depresión impropia de alguien tan dinámico como él. Pero, no, no. No recibe a nadie, y menos para una entrevista. El Conde convalece de su último descalabro amoroso en su castillo. Así que no, no es posible, no insista. ¿El nombre de la última? Bueno, eso sí puede saberlo. Se llamaba Estrella.

Del libro inédito Micrólogos, 2012

miércoles, 2 de agosto de 2017

LA ESTÉTICA DEL HUCA


Cualquier hospital de nueva generación, si se lo aísla del contexto, se eliminan las personas que acceden a él y se olvida las que se hallan dentro, y se obvia también lo complejo de su construcción, las corruptelas y politicadas asociadas a su creación, puede ofrecer una imagen moderna, delicada e incluso estética. No sé si es demasiado pedir para abstraerse lo suficiente.

Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo (Asturias, España)
Julio, 2017 ----- Nikon D500

lunes, 31 de julio de 2017

FOTO DE PERFIL (MICRORRELATO)

Es incomprensible. El muy estúpido ni se ha dignado mandar una letra. No lo entiendo. Al fin y al cabo en la foto no se nota para nada el retoque. Estoy guapísima. Incluso me puse las trenzas, que me  dan un toque de nena que vuelve locos a los hombres mayores como él. Y sonrío. Y me enderecé la nariz. Y de las cicatrices, ni rastro. Y hasta me suavicé la piel con ese nuevo filtro de Photoshop, que es mejor que cualquier maquillaje. Lo cierto es que cuanto más la miro, más me gusta, y menos lo entiendo. ¿Por qué cree que no soy su tipo? No puede ser adivino. Tal vez si en la foto del perfil no hubiera salido el tercer brazo...

Del libro inédito Micrólogos, 2012

domingo, 30 de julio de 2017

AGUA COMO ALIVIO Y ESTÉTICA


En estos días, sólo el agua remedia los rigores del calor. A veces, puede lograr incluso que nos alegre la vista, además del ánimo.

En una fuente de Burgos (Castilla y León, España)
Marzo, 2017 ----- Nikon D500


sábado, 29 de julio de 2017

MI PALABRERÍO CANALLA (24)

CASA: Conjunto de espacios poligonales divididos por tabiques verticales que se utilizan para que la visión de los elementos de la naturaleza no interrumpan el monótono discurrir, el tedio bien engrasado de inercia. Y también para vivir, claro, o hacer como que se vive, que acostumbra a creerse que es lo mismo. Y ¡qué va, hombre!, para nada.
CASTIDAD: Pasmosa actuación teatral que suele durar bastante y consiste en simular ausencia de deseos físico-sexuales, cuando lo cierto es que por dentro se reconcomen los higadillos, salvo algunos anormales, que de todo hay en las viñas del mundo mundial. Es prueba que los cargos relevantes de algunas sectas exigen en muchas oposiciones de ingreso en las mismas, sin que ellos se vean obligados a practicarla, como está mandado.
CASTILLO: Modelo de chalé medieval con gran número de estancias, patios y hasta torres y piscina circundante. Como la época no era muy segura, los dueños tenían que gastar mucho dinero en piedra y dejar vivir con ellos a un nutrido cuerpo de soldados (todo ello con motivos defensivos), lo cual hacía la vida un tanto grosera, tanto casi como los modales en la mesa o los muros que lo protegían.
CASUALIDAD: Eso es lo que nos parece y eso llegamos a decir, pero la verdad es que toda aparente casualidad tiene una causalidad. Todo alberga un ramillete de causas en su origen, que tal vez no sepamos desentrañar, pero que existe y que nos asombra y que nos perturba.
CATALEPSIA: Inmovilización del cuerpo que va acompañada de gran actividad cerebral; cualquier artista la desearía, pero tiene el inconveniente de que cuando se piensa a velocidad de vértigo, el cuerpo no responde, y, claro, así no se va a ningún sitio, (ni se crea nada, que es aún peor).
CATAPLASMA: Emplasto-panacea de consistencia blanda y temperatura caliente que se utilizaba antes para todo, dado que no se sabía para qué servía, aunque curiosamente gozaba de una estima que todas las abuelas y tías mayores refrendaban con gran entusiasmo; y amenaza de males innúmeros, caso de no dejarse administrarlos.
CÁTAROS: Herejes desde el punto de vista de la ortodoxia católica (observantes puros de la Biblia, según ellos mismos), plantearon un maniqueísmo absoluto dentro del cristianismo que ponía en entredicho las formas de enriquecimiento habituales del feudalismo eclesial, lo cual no fue tolerado. La cruzada contra ellos (también llamados albigenses -v.-) estuvo marcada por la crueldad a que lleva el miedo, y su rastro se podía seguir por las hogueras encendidas donde fueron quemados sus miembros.
CATECISMO: Librito oscurantista editado por algunas iglesias cristianas que contiene las preguntas que Cristo jamás hizo y jamás nadie le respondió, pero que, al decir de quienes los componen y quienes los encargan, conforman lo más granado de la doctrina de aquél. A muchos siempre les ha picado la curiosidad sobre lo que aquél hubiese pensado sobre este particular; y sobre el hecho de que sus contenidos hayan ido modificándose con el paso del tiempo, ora dulcificándose, ora endureciéndose.
CAUDILLISMO: Tendencia al predominio y abundancia de un determinado tipo de sujetos de palabra tonante y sable proclive a las acrobacias, que acostumbra a hacer alarde de conciencia salvadora en determinadas situaciones, cuando nadie le pide que salve nada, pero que, aun con todo, se empeña en que todos se salven conforme sus dictados imaginan, que suele ser poco y con las consecuencias de siempre. También hay que decir en honor a la verdad que tampoco es que los acaudillados merezcan habitualmente mucho más.
CAZA: Entre los animales, captura de unos por otros para proveerse de alimento; entre los humanos, divertimento desproporcionado sin fin alimentario, resucitador de instintos ancestrales del cuaternario.
Del libro inédito Palabrerío canalla, 1999

viernes, 28 de julio de 2017

OLIFANTE DE GASTON DE BEARN

Un olifante es un instrumento de viento tallado en el extremo de un colmillo de elefante (de ahí viene la palabra) que utilizaban los caballeros medievales, soplando para hacerlo sonar, tanto en tiempos de guerra, como a la hora de cazar.

Quedan pocos originales, y éste que aquí se muestra tampoco lo es, pero es una reproducción del original, tallado en marfil por maestros bizantinos en el s. XII, que se encuentra en el Museo de la Sacristía de la Basílica del Pilar de Zaragoza.

Reproducción del Olifante de Gastón de Bearn en la torre del castillo de Uncastillo (Zaragoza, Aragón, España)
Julio, 2017 ----- Nikon D500

jueves, 27 de julio de 2017

OMNIPRESENCIA DEL FRACASO

Si alguien —yo mismo— se atreviese a llevar a cabo una historia del ser humano, debería intitularla como el último libro de Luis Antonio de Villena: Biografía del fracaso. Creo que no hay otro tema más recurrente en primera y última instancia porque no estamos fabricados del material con que se forjan los sueños, sino de anhelos y deseos no satisfechos, no cumplidos. A mí es uno de los puntos que más me hacen reaccionar, del mismo modo que algunos aromas cercanos y penetrantes. Pienso que, a poco que se profundice, es ése el único material extraíble de nuestro suelo visible y de nuestro subsuelo menos visible. Todos los temas no son más que múltiples, infinitas variaciones de su propio desarrollo, abordado desde innúmeras posiciones y desde perspectivas a menudo inverosímiles y enmascaradoras que actúan como opiáceos evanescentes. Pero todo es fracaso. Todo. Empezando por mí.

En el Diario inédito Instantes intestinos e inconstantes, entrada de 21 de Septiembre de 1997

miércoles, 26 de julio de 2017

SAN MARTÍN DE MONDOÑEDO


La basílica de San Martín de Mondoñedo (a pocos km de Foz), es la primera catedral de España, ya que en el siglo IX fue sede de dos obispados del reino de Galicia: uno trasladado desde Dumio, en el distrito de Braga (Portugal), y otro trasladado desde Bretoña, en la provincia de Lugo.​ El edificio actual es románico de finales del s. XI  y los recios contrafuertes de la cabecera son obra del s. XVIII.

Foz (Lugo, Galicia, España)
Junio, 2017 ----- Nikon d500

martes, 25 de julio de 2017

SENTIDO DEL DEBER (MICRORRELATO)

Hartas y agotadas, las estatuas respiran cuando el último de los funcionarios sale del museo. Es entonces cuando los personajes saltan de los cuadros, transitan por los pasillos, se refrescan en los lavabos. Las esculturas llevan la iniciativa, no obstante. Resulta indignante, afirman. Claman en alto. Su poderío las identifica, y los demás atienden sus palabras, que suenan al unísono. Nos indigna, nos humillan día a día. Y nadie atiende nuestras peticiones. Día tras día, manteniendo la misma pose, sin fallar un músculo, un milímetro en la vertical; y ni siquiera nos quitan el polvo que los años acumulan sobre nuestros bordes. Los cuadros asienten, los personajes que salieron de sus marcos no pierden palabra. Deberían cuidarnos más, restaurarnos más, concedernos más descansos, fomentar los intercambios. Nuestra vida es la peor rutina posible: la de la estática quietud; el peor de los papeles de actor: el que, inmóvil representa siempre el mismo papel pasivo, sin posibilidad alguna de improvisación o variación de matices. Se merecen una huelga salvaje, sin precedentes. Casi todos asienten, el murmullo crece, y las voces ahogan un tanto la voz de las estatuas griegas, que llevan la voz cantante. Es hora de que se enteren de quiénes somos. Sin nosotros, el museo cerraría, no existiría. En esto, una humilde crátera helenística, sin apenas decoración, aprovechó una breve pausa del griterío para apuntar: “¿Y sin los museos nosotros seríamos algo?”. Todas las miradas convergieron en su achaparrada figura, que aguantó el tipo, insistiendo en el interrogante. Nadie supo responderle con tino. Al final de la noche, cuando ya amanecía, las obras fueron recuperando la cordura y, poseídas de un arcano sentido del deber, fueron ocupando sus vitrinas habituales, completando sus composiciones o encaramándose a las correspondientes peanas. A las nueve en punto, los goznes de las gigantescas puertas de bronce giraron de nuevo para dar paso a la nueva jornada de visitas. Nadie captó diferencia alguna. Sólo un vigilante avisó de que en la sala de la cerámica griega había unos cuantos fragmentos, como aplastados, de una cerámica helenística.

Del libro inédito Micrólogos, 2012

lunes, 24 de julio de 2017

"ASTURCONES", DE MANOLO VALDÉS


"Asturcones", grupo escultórico en bronce de Manolo Valdés, que se encuentra en la plaza de la Escandalera, de Oviedo (Principado de Asturias, España)
Julio, 2017 ----- Nikon D500

martes, 18 de julio de 2017

MI PALABRERÍO CANALLA (23)

CAÑONES: Principales argumentos en la recámara de los políticos. Presentan forma cilíndrica hueca, y son medidos conforme a diferentes calibres, o anchuras de dichos cilindros, para que los obuses que con ellos se disparan tengan el mismo diámetro y no sean ni demasiado estrechos ni demasiado anchos, lo cual estaría muy feo, además de ser poco práctico, caramba.
CARÁCTER: Conjunto de cualidades abstractas e inventadas a las que se le atribuyen las reacciones que en realidad dicta la bioquímica personal a cada ser humano, las cuales son denominadas genéricamente “comportamiento”.
CARAJILLO: V. Café. 
CÁRCEL: Aparcamiento-vertedero de desechos sociales, sección delincuencia, violencia, trapicheos y corruptelas.
CARIDAD: Solidaridad práctica que ejercen aquellas personas que, sin quererse demasiado a sí mismas, subliman sus carencias aparentando agasajar y queriendo al prójimo con el oscuro fin de quererse un poco más y de ofrecer una imagen pública de la que poder obtener ventajas que tengan que ver con el prestigio.
CARISMA: Conjunto de habilidades de amplio espectro y con multitud de recursos en la recámara, que el astuto emplea para castigar la credulidad y la pereza mental ajenas.
CARNAVAL: Desmadre colectivo organizado con el fin de poder dar rienda suelta a lo largo de unos pocos días a una necesidad generalizada entre muchos mortales humanos: la de ocultar la propia apariencia y adoptar otra que, si bien se mira, suele indicar bastante bien los deseos ocultos de  cada uno de los disfrazados. 
CARPE DIEM: Venganza horaciana en forma de consejo; el artero poeta latino bien sabía que si se quiere que algo no se cumpla, sólo tiene que adoptar la apariencia de recomendación moralizante.
CARTA: Forma escueta que tenían las casas comerciales de mandar propaganda y los bancos de notificar los diferentes asientos de nuestras cuentas financieras. Las usan también los que se autotitulan políticos para solicitar apoyos en forma de voto.
CARTERA: Contenedor cuadrangular y aplanado de documentos que demuestren a los demás qué somos, dado que no solemos resultar convincentes de otro modo; también sirve para portar papelorio de trueque material, y ahora también su versión mágica, denominada tarjeta de crédito.  
CARTUJOS: Miembros de una de las pocas órdenes religiosas que emplean el entendimiento en algo provechoso, o sea, uno mismo. Su individualismo, retiro del mundo, alejamiento de los demás, celo por el silencio, independencia y ausencia de proselitismo, son características que los encumbran a la categoría de inteligentes elitistas, lo cual es lo máximo, teniendo en cuenta que también adoran a Dios, o eso dicen.
Del libro inédito Palabrerío canalla, 1999

lunes, 17 de julio de 2017

PESIMISMO SOCIAL FRENTE A OPTIMISMO INDIVIDUALISTA



En una pintada tan simple como ésta, se encuentran las dos actitudes básicas ante la vida. El mensaje en letras de imprenta hace gala del pesimismo (bien o mal informado), mientras que el que se encuentra debajo, garrapateado de manera apresurada e informal, aboga por el optimismo más desesperado. Pesimismo y optimismo. Botella medio vacía o medio llena.

Pero también subyacen otras dos actitudes elementales. Las palabras de arriba parece hablarnos a todos. El de abajo defiende sólo una postura particular. Resignado pesimismo social frente a una optimista rebeldía individualista.

Es verdad que cabe suponer muchas situaciones intermedias, de porcentajes variables y con resultados diferentes; pero en esencia todo se encuentra ahí, en esa pintada tan simple. De a cuál de ella nos adscribamos, dependerán los movimientos de nuestra existencia, y la calidad de nuestra vida. Eso sí, los más tontos y los ignorantes atribuirán a la mala  suerte -o al destino- las desventuras y sinsabores a que les someta su transcurso.

Pintada en León (Castilla y León, España)

Noviembre, 2015 ----- iPhone 6 Plus

viernes, 14 de julio de 2017

EXPIRAR, INSPIRAR (MICRORRELATO)

Verlo expirar al fin le produjo tanto placer, tanta inspiración, que espiró con gran prosopeya, tan larga y prolongada, que vivió unos momentos de éxtasis extra-corpóreo. A punto estuvo de olvidarse de inspirar de nuevo, y casi se muere ella también.

Del libro inédito Micrólogos, 2012

jueves, 13 de julio de 2017

PISTAS SOBRE LA PLAYA



El reflejo de un inmenso azul celeste en un mar de oleaje suave y espuma débil. Una arena dorada y de grano fino con escasa inclinación. Los colores, empastados con artificio para simular la pintura impresionista de Sorolla. Y abajo, casi en la intersección de la regla de los tercios, con una pronunciada sombraun punto naranja, que en este caso es también una naranja. ¿Harán falta más pistas para saber en qué zona de la costa española fue compuesta la imagen?

Playa de …………………. (………, …………, España)

Enero, 2011 ----- Nikon D300

miércoles, 12 de julio de 2017

LEER VS. ESCRIBIR

Si bien se mira, la posibilidad de crear libros existe, pero, al margen de su calidad, la cantidad de obras que uno puede producir es más bien limitada, incluso en el caso de prolíficos insignes tipo Balzac, Lope, Canetti, Cela, Ramón, Shakespeare y otros varios. Si se observa bien la posible comparación con el número de libros que podemos leer -o releer- a lo largo de una existencia más o menos normal en su duración, unos 70 años, éstos ganan por mayoría aplastante. Podemos leer muchísimos más libros que los que podemos escribir nosotros mismos. Paradójicamente, nos obsesionamos en crear con mucho más ahínco y vehemencia de lo que pretendemos a la hora de leer. Como si leer bien fuese más fácil que escribir con buen tino. Como si escribir con calidad fuese más difícil que leer de un modo adecuado, enriquecido y enriquecedor. Y la respuesta a todo esto es que sí, que hacerlo bien escribiendo es infinitamente más complicado que tener una aceptable y buena actividad lectora. Y que por eso se lee mucho más que se escribe. Digo yo. Con lo cual llego al principio, dando un circunloquio de esos a los que estoy acostumbrado, quedándome absolutamente como estaba. Bueno, igual no, con una treintena de líneas más en mi haber. Conclusión: desde el punto de vista del conocimiento, escribir no sirve de nada. Sólo puede ser útil como terapia, como refugio, como fábrica de serenidad, como disolvente de ansiedades angustiosas.

Del diario inédito Bancal de almácigas, entrada de 5 de Agosto de 1996

martes, 11 de julio de 2017

EL NIÑO SOBRE SU MOTO



La foca de resina y silicona mira al niño, mientras sostiene el mundo sobre su cabeza. El crío, ajeno a cuanto sucede a su alrededor, se inicia en las leyes de la inercia y de la gravedad sobre una moto de juguete, adaptada a su tamaño. Puede que ese mundo, después de unos años de duro entrenamiento y sacrificios familiares, lo aclame un día al subir a un podio, rodeado de chicas estupendas, políticos oportunistas y avispados empresarios. La foca piensa en eso, mientras sigue haciendo girar la bola sobre su cabeza. Pero al niño nada de esos futuribles le interesan lo más mínimo, pues se dirige hacia el estanque, donde convertirá a sus amigos los patos en enemigos una vez más. Hacia ellos se dirige a toda velocidad; la misma que, cuando llegue hasta ellos, imprimirá para intentar atropellarlos sin descanso.

En el Parque de Ferrera de Avilés (Asturias, España)
Noviembre, 2009 ----- Nikon D300

domingo, 9 de julio de 2017

LAS PREGUNTAS DE GREGORY STOCK (11)

Pregunta 15

¿A quién admira más? ¿En qué aspecto lo inspira esa persona?

Pues es muy buena pregunta, pero de dificilísima respuesta. Para resumir diría que admiro mucho, pero de forma parcial. Soy poco mitómano. Me maravillan demasiados aspectos de muchísima gente, pero por partes, jamás por un conjunto completo. Quizá por eso no puedo estar demasiado tiempo con nadie. Pero sí he tenido modelos vitales y literarios que me han proporcionado nutritiva savia, aunque luego con el paso del tiempo me fui desencantando de determinados excesos por mi parte y fui colocando a cada uno en su sitio. Me pasa tanto con quienes conozco personalmente como con personajes públicos y desconocidos para mí.

No se puede vivir y crecer sin tener a quien admirar. Primero a los padres, que son —supongo— el elemento de referencia inicial, aunque en mi caso no se podría hablar de admiración extrema, si hablamos sensu stricto. Luego, los amigos, que hacen  o consiguen aquello que uno no puede. Más adelante, de entre esos amigos se acabará entresacando aquello que separe la mena de la ganga, la impostura y el simple morro de las buenas cualidades propiamente dichas, aplicando criterios cambiantes y necesidades que van evolucionando al mismo ritmo que uno mismo. Pero de todos modos, yo creo que cualquier persona a la que queramos (siempre que hayamos decidido hacerlo de forma voluntaria) necesita disponer de unas características que nos produzca admiración. No creo que se pueda querer o amar sin admirar, de forma total o parcial.

De todos modos, determinadas personas con nombres y apellidos, podría dar para un exhaustivo y tal vez prolijo listado de personas a las que admiré en el pasado o admiro aún en el presente, por alguna cuestión que no les pondría demasiado en conexión entre sí (con toda probabilidad), pero que tienen en común que yo les tengo a todos juntos en mi memoria y que han sido capitales en mi vida. Y eso, por reducirme sólo a las personas de mi entorno. Que si me pongo a mentar los pintores, literatos, artistas, actores, cineastas, deportistas y gente importante para mis neurosis, en general, no acabaría jamás. Como colofón, insistir en que mi forma de admiración siempre se ha caracterizado por su parcialidad muy localizada, por admitir una evolución que puede llegar hasta el desencanto incluso, que dichas admiraciones me ha ayudado muchísimo, y que pienso conservar las que pueda, mientras pueda, e incrementarlas si hubiere menester. Con toda probabilidad, si dejase de admirar, me dejase de gustar la vida, vivirla, vivir. Y no quiero, claro.

Pd/ Los textos que responden a las cuestiones formuladas en El libro de las preguntas de Gregory Stock, fueron creados entre 1998 y 1999

viernes, 7 de julio de 2017

TODAVÍA HAY CLASES


Y medios. Y actitudes. Y equipo. E intereses, claro.

Robado en La Coruña (Galicia, España)
Agosto, 2016 ----- Nikon d5200

miércoles, 5 de julio de 2017

COMPLEJO DE EDIPO (MICRORRELATO)

El hijo de Layo nunca pensó el parricidio; del mismo modo, jamás planeó el incesto con Yocasta. Pero primero arrebató la vida a su padre y acabó casándose con su madre. También terminó sus días ciego por propia mano, de resultas de su inconsciencia y de los remordimientos que lo ahogaban cada día más. Su destino fatal, en definitiva. Contigo me pasa lo mismo: apenas te deseo, me tratas siempre como a un crío; encima no soporto la persistencia de tu padre para adelantar nuestra boda, y te confieso mi creciente necesidad de liquidarlo. Además, vi cómo cegabas los palomos para que sirvieran de reclamo en las cacerías de tu finca, y tras matar los conejos en el patio, son sus ojos los que arrancas para sangrarlos. ¿Cómo no voy a tener complejo de Edipo?

Del libro inédito Micrólogos, 2012

martes, 4 de julio de 2017

HASTA LA CADENA (LATROCINIO DE AMPLIO ESPECTRO)



Esto que vemos podría tener cierto humor, siempre que quien observe no tenga nada que ver con la propiedad del vehículo. Porque la cosa tiene su guasa. También, su mala leche. Pero, por sorpresivo que nos resulte, lo primero que nos suscita la imagen es la sonrisa, cuando no la risa más maliciosa. Pero, si descendemos un poco más, la cosa se las trae.

Pensemos en el dueño (o dueña) de la bicicleta en cuestión. Cuando llegara, tal vez al trabajo, tal vez a hacer un recado, tal vez a visitar a su pareja, tal vez yendo de compras o al centro donde estudiara (¿quién sabe?), realizaría el gesto mecánico de abrir el candado protector (!) y cerrarlo alrededor de la zona más segura (!) que no se podría llevar nadie sin serrar el metal (lo cual se intuye difícil en plena calle, pero no imposible). Como siempre que llevara a cabo ese gesto, no prevería nada raro, sino que se trata de algo que habría hecho siempre, y es muy probable que nunca antes hubiera tenido un percance previo. Pero esta vez sí que sucedió algo. Mucho, a nuestro entender.

Para empezar, digamos que esta foto está sacada en un barrio céntrico de una ciudad española mediana. Céntrico; no periférico ni suburbial. Y con mucha visibilidad; es decir, no en un callejón escondido. No sabemos si el vandalismo se produjo a plena luz del día, pero tampoco nos extrañaría demasiado enterarnos de que así hubiera sido. Sigamos analizando los restos del latrocinio, que son muy escasos. Escasos, porque de una bicicleta que fue sólo han dejado el cuadro, los platos, los pedales y la horquilla delantera. Pocos restos, aunque suficientes para identificar lo que antes fue y ya ha dejado de ser. Del resto de la bicicleta primigenia, ha desaparecido todo aquello que se pudiera, con cierta maña, desenganchar o desatornillar de un modo rápido. Podría parecer que quienes perpetraron el robo eran profesionales. Ha de advertirse que se han llevado hasta la cadena, cuyo desenganche de los platos centrales suponemos más problemático que desanclar tan sólo las ruedas. Pero, sí, todo lo demás falta. Hasta el sillín y el manillar. Imaginamos, pues, que si así procedieron, sería porque dichas piezas se podrían vender con facilidad a compradores amantes de las gangas.

De modo que no robaron la bicicleta entera, pero de ella sólo queda su nombre y el chasis. Y el candado. Del que suponemos que ni siquiera se molestaron en manipular, ya que levantar las otras piezas llevaría a los delincuentes menos tiempo que intentar abrirlo. O sea, que el robo está realizado por profesionales chapuceros, poco expertos en limpieza, y sí en robos a lo bruto. Y es ahora, viendo los restos de su acción, cuando ya nos reímos menos. O, más probablemente, nos cabreamos mucho. Porque la siguiente víctima podría ser cualquiera de nosotros.

En La Coruña (Galicia, España)
Octubre, 2016 ----- iPhone 6 Plus

domingo, 2 de julio de 2017

CONTINUIDAD EN LOS PARQUES (MICRORRELATO)

¡Qué contraste! Enfrente, el parque muestra sus árboles repletos de yemas y de hojas verdes que pugnan por cubrirlo todo. Los niños juegan después de que la lluvia despejara el ambiente. Los animales alborotan su llamada vital y se preparan a transmitir su herencia. A ras de tierra, el amor viene a superarlo todo: la carne llama a la carne y la actitud de los cuerpos no puede ser más reveladora. La primavera llega a su máximo esplendor. Todo resulta un goce para los sentidos, que con lentitud se desperezan. La plenitud anual avanza día a día. Que hoy me comunicaran al fin mi diagnóstico, es irrelevante. La vida sigue.

Del libro inédito Micrólogos, 2012

sábado, 1 de julio de 2017

IMAGINEMOS TODO LO RESTANTE



¿Qué podemos deducir de esta imagen que nos promueve tantos interrogantes? Pocas cosas. O muchas, todo depende de nuestra imaginación. Aunque si usamos de ésta en gran medida, no debería usar esa palabra “deducir” y cambiarla por la expresión “¿qué nos sugiere?”.

A primera vista, parece que estamos en una playa que no es propia del Mediterráneo. La sucesión de olas parece indicar un mar más inquieto o bravío; y como no son olas de gran calibre, deducimos que es una playa de plataforma larga y suave. Centrándonos en la figura que centra la mirada, y ateniéndonos a las características de su piel, es notorio que se trata de una mujer joven, pero no tanto como para que no pueda haber tenido ya hijos, pongamos en la treintena. Captamos que está orgullosa de su cuerpo, lo que le otorga el privilegio de poder usar bikini, sin pensar todavía en cubrirlo con un bañador de una pieza, que deje menos piel (e imperfecciones) a la vista. Además, notamos que le debe gustar broncearse, porque la parte superior del bikini no lleva tirantes, y así el sol no dejará marcas en los hombros, cuello o espalda. La talla del mismo también nos informa de dos posibilidades: una, que es de hace tiempo, y ella ha engordado; dos, que es consciente del atractivo erótico que emite, y por ello ha comprado una talla algo más pequeña, que le marca con rotundidad las caderas y el trasero. Ambas teorías podrían combinarse, sobre todo, porque la posición de la pieza inferior se halla algo levantada, y muestra a la vista más carne de la que por su tamaño cabría esperar; lo que nos reafirmamos en la segunda opción. Para finalizar con el contexto, podríamos hablar de una estación veraniega u otoñal, si aceptamos las latitudes cantábricas o atlánticas. 

Ahora bien, ¿qué hace ahí con los brazos cruzados? ¿Qué piensa? ¿Se exhibe? ¿Vigila algo? ¿Calcula alguna variable? ¿Rumia alguna decisión importante?¿Sólo piensa o también siente? ¿Está relajada o expectante? ¿Ha ido a la playa sola o con pareja o con la familia entera? ¿Está alegre o llorosa? Su aspecto físico frontal está a la altura del que nos ofrece? En estos puntos, las posibilidades se disparan, según nuestra mente nos conduzca en una dirección u otra, y excederían la extensión de este apunte. Como pienso que puede ser un estimulante ejercicio mental, lo dejo al albur de quien esto haya leído y contemplado la imagen con cierto detenimiento. Lo que yo haya pensado al respecto, también.

Robado en la playa de Penarronda (Asturias, España)
Septiembre, 2016 ----- Panasonic Lumix G6

jueves, 29 de junio de 2017

HITOS DE MI ESCALERA (20)

Mis graves problemas con la gimnasia (ahora, Educación Física) tuvieron una notable presencia en mi etapa adolescente. Pensando en ello, creo que los antecedentes causales podrían ser tres. El primero, mi edad, siempre un año inferior a la de mis compañeros. El segundo, mi timidez extrema, que sólo se superaba en cuestiones que tuvieran que ver con la palabra, no con el cuerpo. El tercero, que en una clase de gimnasia de 8º, salté mal el potro, y caí sobre el pecho, quedándome unos segundos sin poder respirar; me asusté mucho, y le cogí un miedo patológico a los aparatos gimnásticos. Podría añadir un cuarto, apuntando que en una elección entre mente y cuerpo, mi favorito nunca admitió dudas.

Cuando comencé el BUP, no existía eso que ahora se llama “diversidad”. Allí tenías que correr los 3 km y medio que había entre Papalaguinda y Sáenz de Miera en menos de 12 minutos, fueras mayor o pequeño, enano o gigante, gordo o delgado. Y si no, caía bronca de forma inmisericorde, puntuación negativa aparte. Luego, las notas iban acordes a lo comentado. Pero, más o menos, iba sobreviviendo. Correr no se me dio nunca mal, pero yo era muy bajito, por lo que me cansaba mucho. Además, en la adolescencia padecí de fiebres reumáticas y “velocidad en la sangre”, por lo que muchas veces me pude librar de aquellos torturantes recorridos. Pero de lo que no parecía que pudiera librarme era de las sesiones en el gimnasio con los aparatos (potro, caballo, plinto, espalderas, cuerda…). Cuando, una vez cambiados con la indumentaria deportiva, entraba en el recinto, y veía montados los aparatos, yo reculaba, me iba a las duchas o a los servicios y, sencilla y llanamente, me piraba la clase. Como no eran más que 6 u 8 veces en todo el curso, no parecería demasiado significativo. Fueron las únicas clases en las que hice pellas en mi etapa de secundaria. Pero merecían la pena. Luego, agazapado, leía algún tebeo o estudiaba otra cosa. Así me sirvió -increíblemente- hasta un día a finales de 1989.

El día de autos, sucedió lo mismo que otras veces, pero esta vez alguien debió delatarme, y a los pocos minutos comprobé aterrorizado que el profesor entró en el vestuario y allí me encontró, ya vestido de calle, y con monumental libro de Geografía e Historia de España y los Países Hispánicos, en las manos. Como si me hubieran hallado robando en unos almacenes, enrojecí hasta los zapatos. El profesor me interrogó sobre mi actitud. Y una vez que le expliqué los motivos de mis retiradas-anti-aparatos, comentó que le agradaba aclarar las dudas que tenía sobre algunas de mis ausencias. Su calma me desconcertó. No me gritó. Se me acercó y me dijo: “bueno, Arias, usted tiene un buen expediente, e imagino que no le gustará empañarlo con un suspenso en mi asignatura, ¿verdad?”. Paralizado, logré asentir. “Bueno, pues tiene dos opciones: una, yo le dejo seguir aquí leyendo, le pongo la falta injustificada correspondiente, suspende la asignatura hasta junio, y tan amigos; no tiene que hacer nada más”. Tragué saliva. “¿Y la segunda?”, atiné a preguntar. “La segunda es algo más complicada, pero factible. Usted se viste inmediatamente; entra en el gimnasio, y con mi ayuda al principio, va a saltar potro y caballo, para empezar; ambos de forma exterior; yo le sujeto, no se preocupe; y, poco a poco, logrará hacerlo como sus compañeros”. Argüí que no podría, que me daban pánico los aparatos. “¿Más que suspender?” No acerté a responder. “Usted mismo. Tiene cinco minutos para pensarlo”. Y dio media vuelta y se volvió al gimnasio.

Ni que decir tiene, que me vestí, que intenté saltar los aparatos, y que me hubiera caído todas las veces, si no hubiera estado allí el profesor para evitarlo. Aquel día no salí muy contento de todo, por el futuro negro que me aguardaba. Pero en la clase siguiente, me dijo que no saltara, que observara atentamente cómo lo hacía él un par de veces, y luego toda la tanda de mis compañeros. “Atienda sobre todo, a los que mejor lo hacen. Fíjese dónde ponen las manos, y en qué momento apoyan los pies para impulsarse. Cree usted su propio patrón”. Así lo hice, por espacio de unos veinte minutos. Al final, puso a mis compañeros a pelearse con las espalderas. Luego me cogió por el hombro y me dijo: “Ahora, usted; coja un buen impulso”. Por increíble que parezca, logré el salto, y aunque salí trastabillado, lo había logrado superar. Fue una revelación. Podía. Lo hice más veces. La sonrisa se me instaló en el rostro de una manera bien tonta, acreditando un entusiasmo excesivo. Cuando vio que le tenía cogido el tranquillo, me enfrió: “Bueno, no se me emocione ahora; y suba por la cuerda de nudos diez veces hasta arriba; y rapidito, que quedan sólo cinco minutos”. 

Aquel día terminaron mis pellas académicas en la secundaria -de las universitarias, hablaré en otro momento-. También aprendí unas cuantas cosas con el episodio. Y en junio me puso un Suficiente, la nota más baja de mi 3º de BUP. A mí me supo a Sobresaliente.

miércoles, 28 de junio de 2017

EJEMPLO DE BELLEZA, DE GEOLOGÍA


He aquí una bellísima lección de geología, en la que se podría hablar de plataformas de abrasión, de calizas cenomanienses, de calizas aptienses, de margas cretácicas blandas y erosionables, de impresionantes fuerzas tectónicas que levantaron hacia lo oblicuo o lo vertical antiguos estratos horizontales, de diaclasas rugosas y caóticas, de alargadas afloraciones de flysch selectivo, de erizados acantilados de vértigo, de erosión kárstica disolvente y acumulativa. Se podría estar comentando horas -sabiendo, que no es el caso- la historia geológica de este espectacular paraje; y seguramente aprenderíamos mucho. Sin embargo, lo más probable es que el previsible asombro hubiera surgido ya con la mera contemplación del paisaje en sí. La acumulación de elementos genera una estructura similar a otras muchas, pero resulta única e individualizada. Y lo que la hace irrepetible, como a todo paraje, como a todo ser humano, es el modo en que el tiempo ha elevado, hundido, esculpido y destrozado materiales, destruyendo formas y creando otras para dar lugar a lo que nuestros reciente ojos pueden contemplar hoy. Por eso, será el asombro, y no el conocimiento, lo que nos permitirá añadir otra celdilla de memoria donde poder acumular ese momento, y recrearlo después. Será el asombro, sí. Pero, una vez pasado el efecto, la lectura y la comprensión de textos de quienes de esto entienden, engrandecerá lo contemplado a la categoría de admirable, único e irrepetible.

Playa del Madero o de Los Pedruquios (Liencres, Cantabria, España)
Octubre, 2016 ----- Panasonic Lumix G6

domingo, 25 de junio de 2017

MI PALABRERÍO CANALLA (22)

CALCOMANÍAS: Remedos de tatuajes que se ponen los niños para imitar las exhibiciones icónicas de sus progenitores; suelen adolecer de policromía, lo cual resta credibilidad hombruna y delata gustos infantiles, pero por contra, posee la ventaja de que dicha payasada es reversible; es más, no dura casi nada, unos días apenas.
CALENDARIO: Generador de agobios cronológicos que suplen sus deficiencias de diseño con clases exhaustivas de santoral que, por otra parte, tiene la utilidad de infundir en la gente la idea de que cualquiera puede llegar a aparecer en letras de molde; lo cual es rigurosamente cierto.
CALLE: Espacio más o menos lineal entre hileras de edificios que antaño se usaba de albañal. Hoy está mucho más libre de excrementos humanos (aunque no de los caninos) y se emplea como plataforma donde exhibir modelos de costura indefinida y vehículos automóviles sublimadores de impotencias.
CALMA: Ante todo, mucha, mucha.
CALOFILIA: V. Filocalía. Pero la cosa va de amor a lo bello, vaya.
CALVICIE: Desnudo craneal involuntario y progresivo, principalmente hereditario, más propio del género masculino (muy a su pesar), que origina dudas y pesares en quienes lo padecen y réditos portentosos en quienes les ofrecen remedios. Aunque todo el mundo conoce la irreversibilidad del proceso, ello no ha menguado la creencia firme en un milagro científico que, mientras tanto, engorda los beneficios de las empresas de dicho sector.
CAMA: Horizontal depósito nocturno de los cuerpos humanos durante las horas en que, hartos de la realidad, se retiran por unas horas a vivir de verdad, bien practicando el sexo (real o ilusorio), bien soñando con todo menos con la vida. No obstante, especímenes hay que, si pudieran, la convertirían en trono eterno del que no se separarían.
CAMINO: Único sendero, verdadera vía, pura vereda, sacrificado recorrido, que el beato/santo más veloz, oriundo de Barbastro, tuvo la gentileza de mostrar al mundo de un modo escrito, habida cuenta de que Jesús, en olvido imperdonable, no recordó tal menester ni predicar a base de ideas tan pequeñas, digeribles y simples.
CAMPO DE CONCENTRACIÓN: Prado con barracones que se suele emplear para almacenar a un número difícil de precisar de especímenes humanos, los cuales son considerados inferiores por quienes los retienen. Se les reúne allí con el objeto de practicar con ellos los innumerables avances médico-científicos de cada momento, hasta que ya no sirven, y entonces se les tiene que facilitar el cambio de estado: del vivo al muerto. 
CÁNCER: Enfermedad que se produce porque unas células determinadas se vuelven citófagas y, no contentas con el desaguisado que montan, se obstinan en no querer (o no poder) suicidarse de ninguna de las maneras. De sobra son conocidas las consecuencias de los cánceres físicos; desgraciadamente, pocos tienen en cuenta los psíquicos, que son más abundantes, más fácilmente previsibles y más certeramente atajables, si se deseare. Pero, en fin.
CANDOR: Actitud de inferioridad voluntaria con vistas a lograr algún fin. También se puede dar el caso de que no se dé fingimiento: en ese caso, el diagnóstico se encontrará cercano a la estolidez y acaso próximo al electroencefalograma plano.

Del libro inédito Palabrerío canalla, 1999

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.