domingo, 31 de octubre de 2010

MICRORRELATO

ADVERTENCIAS COMO REFRANES

Contra lo que me advertía siempre mi hermano mayor, me fié de la virgen y no corrí. Por eso logró alcanzarme y apoderarse de mí para siempre. Y desde entonces madrugué a diario, buscando libertades añoradas, aunque no por ello amaneció antes de su hora. Menos mal que es cierto que nunca llovió que no acabara escampando. Pero, aun así, ¡cómo me revienta el refranero! Casi tanto como mi hermano.
Del libro  Micrólogos

sábado, 30 de octubre de 2010

viernes, 29 de octubre de 2010

EN LA LÍNEA DE SALIDA

jueves, 28 de octubre de 2010

ESTHER (Julio, 1994)

miércoles, 27 de octubre de 2010

SIN TECHO

martes, 26 de octubre de 2010

lunes, 25 de octubre de 2010

ALGODONES MUTANTES

domingo, 24 de octubre de 2010

MICRORRELATO

FIDELIDAD

Me vine aquí, por ella. Enseguida me abandonó. Pero no me resigno a perderla. Ya me había acostumbrado a las sensaciones que me provoca. No quiero irme, pues, del hospital. Me aterrorizaría contraer otra enfermedad, y verme tentado a serle infiel.
Del libro Micrólogos

sábado, 23 de octubre de 2010

CARMEN (Junio, 2002)

viernes, 22 de octubre de 2010

SENDEROS DE COSTA

jueves, 21 de octubre de 2010

miércoles, 20 de octubre de 2010

SÓLO COLOR, DIVERTIMENTO

martes, 19 de octubre de 2010

lunes, 18 de octubre de 2010

OPULENCIA PLATERESCA

domingo, 17 de octubre de 2010

MICRORRELATO

LA PRUEBA

Asustado, tembloroso, aquel hombre entró en el salón semioscuro. Una vez dentro, se arrojó al suelo cabizbajo, y entre sollozos pidió perdón al padrino por su reciente equivocación. Le habló de sus deudas, de su desesperación, de que haría cualquier cosa para sacar a los suyos adelante. Quería continuar en la familia, con todos los respetos y pedía una oportunidad para expiar su falta. Hasta ese desliz, había sido un hombre de fiar e hizo una relación de situaciones que demostraban que se había podido contar con él. El padrino lo escuchó en silencio, pero no daba muestras de aprobación. Al final, dijo: “no me convences”. El hombre porfió, con la mayor educación, insistiendo en sus habilidades, apelando también a la piedad, que él sabría corresponder, si era perdonado. “Está bien, te pondré a prueba”. El arrepentido a punto estuvo de desmayarse de satisfacción y su rostro irradió un destello de luz. “No te alegres tan pronto. La prueba será dura. Tendrás que matar”. El hombre dijo que estaba dispuesto. “Será a tu único hijo”. El mundo se le vino de golpe encima. Se echó a llorar con gran congoja y tras unos instantes eternos admitió que no podía hacerlo, que le resultaba inhumano. El padrino se levantó y lo miró primero con desprecio, luego esbozó una sonrisa helada. “Te llamas Abraham, ¿verdad?”. El hombre asintió con el gesto, sin levantar siquiera la cabeza. “Lástima que yo no sea Dios”.
Del libro Micrólogos

sábado, 16 de octubre de 2010

viernes, 15 de octubre de 2010

BANQUETE EN LA BASURA

jueves, 14 de octubre de 2010

miércoles, 13 de octubre de 2010

PROA INVERTIDA

martes, 12 de octubre de 2010

ENRIQUE (Junio, 1996)

lunes, 11 de octubre de 2010

PROCESIÓN DE OFRENDAS

domingo, 10 de octubre de 2010

MICRORRELATO

FRACASO


El encargo fue muy claro: aquella mujer debía ser eliminada. Le fue entregada una suma muy generosa, pero debía llevarse a cabo esa misma noche. No hubo objeciones. Al sicario, memorizar los datos elementales de la operación, le llevó un par de minutos. Desplazarse hasta el apartamento indicado, apenas una media hora. Cuando, tras el sigilo inicial, abrió la puerta, el destello de aquel formidable cuerpo desnudo lo paralizó sin remedio. Fueron unos segundos. Apenas unos segundos. Suficiente para perderlo todo.
Del libro Micrólogos

sábado, 9 de octubre de 2010

viernes, 8 de octubre de 2010

ARENA, GRANITO Y MAR

jueves, 7 de octubre de 2010

SERGIO (Agosto, 2010)

miércoles, 6 de octubre de 2010

CULO CÍTRICO

martes, 5 de octubre de 2010

lunes, 4 de octubre de 2010

domingo, 3 de octubre de 2010

MICRORRELATO

PERSONAJES COMO AUTORES


Cuando abrí el libro, se cayeron al suelo todos los personajes. Algunos se hicieron daño. Otros salieron ilesos. Todos, en cambio, empezaron a hacer  mucho ruido. La mayoría me increpó con dureza.  Yo no supe reaccionar. Me acorralaron, me tiraron de los pantalones, me zarandearon. Estuve a punto de caer. Aguanté un rato. Al final caí. Me debí golpear. Quedé inconsciente. Al despertar, el horror me rodeaba. Pero no alcancé a descifrar su naturaleza. Tampoco lo pude describir. Mientras, voces cercanas e invisibles enumeraron los objetos de aquella estancia. También me fueron describiendo por entero. Parecía como si me leyeran, como si imaginaran quién era a medida que las palabras se fueron desgranando. Sentí que estaba vivo porque alguien me recreaba y me reconstruía con cada frase. Todo a mi alrededor ya se había convertido en un infierno cambiante y desolador, lleno de palabras ajenas. Aún sigo en él.
Del libro Micrólogos

sábado, 2 de octubre de 2010

EDUARDO (Agosto, 1994)

viernes, 1 de octubre de 2010

PASADIZO VEGETAL

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.