lunes, 12 de mayo de 2008

Pero usted ¿qué se ha creído?


Noté llegar al grupo por sus gritos, por la juerga asociada a su diversión, que incluía cánticos, golpes en el suelo aplicados con sus bastones, y hasta zapateados de ritmos imposibles. Al llegar a la plaza, se quedaron asombrados de su amplitud, pero en vez de paladear con detenimiento las joyas que mostraban sus fachadas al espacio abierto, lo que hicieron fue hacer corro al lado de la escultura que tenían más a mano, y empezar a dispararse fotos sin tasa ni tino. De ese modo, uno a uno fueron posando, individual o grupalmente, al lado de la representación en bronce de Ana Ozores, abarcando unos su cuerpo con los brazos, otros poniéndose delante tapando su presencia, alguno palpando con impudicia las broncíneas formas, otros sacando manos de donde no era posible, desvirtuando sus volúmenes. Aquello, visto de lejos, era un espectáculo de caspa horrorosa y con pedigrí, que producía gran vergüenza ajena. Ya habían ido pasando todos para su instantánea churrera, cuando el que lideraba el rebaño, quiso hacer una última gracia. Acercó su bien ponderado cuerpo, su estilo glamuroso en el vestir, se apoyó en su lujoso bordón y soltó: "mirad, y ahora, a ritmo de la Macarena". Acto seguido, farfulló algunas estrofas de dicha obra maestra, para regocijo de sus compañeros de escapada, y fue entonces que lo vi. Juro que lo vi. La escultura de la Regenta se volvió hacia él y con la mayor de las elegancias, pero el más contundente de los desprecios, replicó: "Pero usted ¿qué se ha creído? Jamás tuve trato alguno con aparceros ni rabadanes tan apestosos. Haga el favor de apartarse de mí". Lo sorprendente es que a continuación todos aquellos sujetos huyeron despavoridos.

6 comentarios:

dintel dijo...

Me ha gustado mucho.

SOMMER dijo...

No me extrañaría, querido paisano, que la Regenta mascullase semejante frase, habida cuenta de la desfachatez de no saborear como bien se merece la hercúlea fachada de la catedral.
No me extraña.

Abrazos

Anónimo dijo...

No me extraña,si aguantó tanto tocamiento y tan poco respeto del grupo,para que encima el lider le cante, la Macarena,ya la gota que colmó el sombrero ,como para no volverse y decir "Pero usted ¿qué se ha creido?bastante frustrada estuve ya en vida,para aguantar ese horrible cántico ahora en estatua.


Cualquiera no sale corriendo de la plaza. M.T.

Frabisa dijo...

La verdad es que el gesto de la escultura parece que tal cual le está hablando airadamente al hombre que no parece importarle mucho.

Me ha gustado mucho la foto, es muy simpática.
un beso

Alu dijo...

Nadie hubiera descrito mejor esa cara! Enhorabuena! Un beso.

Lyra dijo...

Odio a esa mujer: la odié desde la primera página del libro con sus quejas y sus caprichos. Luego ya simplemente odié a Clarín...

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.