viernes, 2 de mayo de 2008

Falsedades


-Estoy harto de falsedades. Demasiados errores jalonan mi vida, y soy el desgraciado producto de todos ellos. En primer lugar, no me llamo Frankenstein. Ese fue el malnacido (él se autodenominaba doctor) que me creó juntando y cosiendo, a modo de remiendos, los penosos restos de otros hombres. Fue tan infame, que ni nombre me dio. Soy su creación, sí, pero en realidad soy el monstruo que dio a luz su cabeza monstruosa. Por otro lado, tampoco tengo tuercas ni tornillos saliendo de mi cabeza y cuello: la creadora de mi historia jamás ideó que fuera un ser con partes de metal, sino un amasijo de vísceras y miembros humanos. Ha sido el cine el culpable de que hoy todos me identifiquen con la imagen de ese famoso actor de los años treinta, que tan bien daba en pantalla, pero que tan poco se me pareció nunca. También ha sido el cine el responsable de la imagen hasta cierto punto edulcorada que ese ser transmite. Yo soy mucho más malvado que él, a quien se muestra como un ser que comete maldades sin darse cuenta de ello. Yo, no. Yo las he cometido consciente y gustosamente. Y seguiré cometiéndolas por siempre. Tampoco buscaré el diálogo con mi creador para que ese bastardo me dé la vida que merecí o me asigne la muerte digna de los desheredados. Estoy harto de falsedades. Hora es de que diga la verdad. El impostor ya no existe: yo mismo lo estrangulé. Nadie de su familia existe, tampoco: uno a uno fueron cayendo. Me he vengado como procedía. Siempre fui exactamente el monstruo que los demás fueron creando en su imaginación, justo eso. Y no quiero dejar de serlo nunca más. Es mi esencia real, la única, sin falsedades.

5 comentarios:

Nome Digas dijo...

Todo lo que se dice y todo lo se escribe, es falso. Sólo es verdadera la vida: la grandeza y la misería de todas las vidas.

Belén dijo...

Fíjate y a mi que siempre me ha caído bien el mozo este...

Besicos

Anónimo dijo...

Sí,ese loco , malnacido sin entrañas qué te creo hizo de tí un reciclado humano,no me extraña qué hagas maldades.¿Quien no?.

Ahora bien,yo tenia la imagen de ese monstruo caminando como un robot cogiendo con su enorme manaza la mano pequeña de una dulce niña e incluso una lágrima resbalaba por su rostro..pero como tu dices todo es falso el cine es el culpable.M.T.

Alu dijo...

Los monstruos siempre son productos o del cine o de nuestras mentes.

Besos!

Mármara dijo...

Es cierto, sí, no hay mayor generadora de monstruos que nuestra propia mente. Otra, la mente, que se merecería un castigo ejemplar.
Este, perdona la pregunta, ¿el busto es así, o se debe a esas maravillas que haces con el photoshop?

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.