jueves, 8 de mayo de 2008

Elitismos


-Sí, podéis estar alineados conmigo sobre vuestras peanas, y haber sido cincelados en los materiales más nobles, y haber inmortalizado a personajes de importancia variable, cuyos nombres lleváis inscritos, y haber pertenecido a coleccionistas de renombre, y ser tan valiosos que varios se han peleado por vuestra posesión. Sí, podéis alardear de una condición exquisita, de vuestro abolengo bien reputado, y de haber salido de manos expertas. Pero en el fondo no sois más que piedra, memoria esculpida sólo para durar, en una muestra más de la vanidad humana, también de sus fútiles quimeras. Yo, en cambio, me pienso, me reconozco, calculo el alcance de mis contradicciones, siento la calidez del aire, percibo la impostada atracción que representamos, y a su vez la frialdad o la indiferencia de los alientos que se nos acercan. Yo lo capto todo. Por eso nuestras existencias no discurren próximas. No, no somos iguales: jamás lo hemos sido. Yo siento, yo pienso. Vosotros, no.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno....habrá qué creerte.

Será qué tu busto, está realizado
con un material extraido de alguna
cantera especial o el artista qué
te iba cincelando lentamente te
hablaba y te transmitia toda su calidez y sensibilidad,te hizo testigo de todos sus miedos,alegrias,dias de soledad y de todo ese conjunto....ahí estás TU como cabeza pensante.

Pena de no poder tocarte,no puedes ser frio.M.T.

Frabisa dijo...

La primera escultura que muestra tu foto, si no me equivoco representa al emperador romano, “Adriano” .

Este hombre fue una de las cabezas pensantes más brillantes, inteligentes y sensibles que existió en el Imperio Romano y en toda la historia de la humanidad.

Su biografía tan bien recreada por Margueritte Yourcenar en “Memorias de Adriano” son para enamorarse del personaje hasta el tuétano. Rendirle culto, admirarle a través de los siglos es algo que muy pocos humanos (respirando o no) consiguen provocar nunca. Estar a la altura de un fenómeno como él, no es fácil, por muy próximos que se encuentren los demás. Lamentablemente, la inteligencia con mayúsculas, no se contagia.

Si alguien pretende compararse con “Adriano” con ese solo pensamiento está ofendiendo a los Dioses del Olimpo y por tamaña osadía le impondrán la pena capital. Y me da igual que a simple vista semeje una escultura de piedra, es ÉL, a mi, me emociona solo verle por todo lo que aún a día de hoy representa.

dintel dijo...

En su momento debieron pensar.

Nesalem dijo...

Siempre habrá una aristocracia del pensamiento y del espíritu que necesariamente ha de vivir en una perpetua clandestinidad.

Sibyla dijo...

Este relato muestra lo absurdo de querer ser elitista y diferente, estando todos los bustos en igualdad de condiciones...

Besines:)

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.