domingo, 23 de marzo de 2008

Encuentros en La Mancha


Me dijeron que no debía tentar a mi suerte, porque ésta podía voltearse en cualquier momento. Pero aun así, llevé El Quijote a mi periplo por La Mancha. ¿Cómo resistirse? No se puede ir allá sin desear leer contextualmente determinadas páginas que resuenan en la propia memoria. Así, sentado a la sombra de uno de los iconos de esa magna novela, leí un rato largo. A cada poco, levantaba la mirada y podía contemplar esa planicie espigada de ondulaciones sin fin, ocres diversos, verdes resecos e incompletos; también el cielo, cambiante, amenazador. Cuando llevaba un rato, no me dormí, pero me sobresalté igualmente cuando el Hidalgo me preguntó dónde se hallaba la venta más próxima. Indignado por la impostura y por haberme interrumpido el mágico momento, le espeté que si era tonto o deseaba serlo. Hallado en falta, pero de temple honesto, me dijo que sólo trataba de ganarse unas perrillas en tiempos de crisis, y que algunos le daban algún extra si se dejaba fotografiar. Me dio cierta lástima su tono de rápida disculpa y confesión. "Pero El Quijote, sí me lo sé, ¿eh? Casi de cabo a rabo", completó. Y, en verdad, así era: me recitó párrafos enteros, con una cadencia y una entonación que me produjeron escalofríos. "Pues bien, a una venta, no, pero a un restaurante de tres tenedores, te invito yo, si me sigues hablando así", propuse. Aceptó, como cualquiera haría, y aquella jornada, ya sin libro, pero con él siempre presente, resultó de lo más literaria, de lo más sabrosa, de lo más quijotesca.

3 comentarios:

Perlita dijo...

¡Qué bonita tu aventura si así puede llamarse...!
Me encanta La Mancha que tanto visito y nunca me canso de hacerlo.
Siguiendo con mi curiosa inocencia inicial de mi visita a tu página..¿de verdad existe ese hidalgo de pacotilla por ahí? ¡Qué tierno me parece que alguien haga reaparecer al Caballero de la Triste Figura!
Si se gana unos cuartos extras el buen hombre, estoy segura que nuestro Cervantes estará orgulloso de que el ingenio que él tuvo como nadie, no muera y permanezca en estos pícaros de la supervivencia. Yo he conocido a más de una Aldonza...

Un abrazo

Frabisa dijo...

Me ha encantado la historia!!! ¿Hay algo más extraordinario que ir a la Mancha con El Quijote??? Fantástico!!

Hace unos años, visité la fraga de Cecebre, lugar donde se rodó "El bosque animado" e hice algo parecido, me llevé el libro de W. Fernández Flórez, me senté en un lugar del bosque y lo leí.
Estas cosas me fascinan!!! Besos

Mármara dijo...

Se conoce que te han sentado bien las vacaciones. Estás sembrado, amigo mío, sembrado.
Qué cosas, oyes, lo de llevarme la música ad hoc sí que lo he practicado, pero lo de contextualizar las lecturas, nunca. Procedo a copiarte, a la mínima oportunidad que tenga, si no te parece mal.

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.