jueves, 6 de marzo de 2008

Caronte


Caronte se aburre. Ya pocas almas llegan a orillas de la Estigia con el óbolo en la boca y los requisitos precisos. El barquero tiene ahora poco trabajo, y por eso se aburre. Y mira la televisión, y ve combates de sumo, y se acuerda de cuando transportó a Heracles, tan poderoso él, tan musculoso, todo fibra, y piensa que en estos tiempos aquel semidiós podría haber hecho fortuna en ese deporte. Pero mientras pasa el tiempo, Caronte bosteza y se aburre. Y mientras, engorda, y su cuerpo se deforma, y la grasa le desborda la piel, y aquel cuerpo enteco de antes se convierte en una bola de protuberancias sebosas y aburridas. Porque Caronte sigue aburriéndose. Y le da por pensar y soñar. Y sueña con otros mundos donde podría haber hecho fortuna. Mundos donde, tal vez, habría podido ser mortal, y haber podido elegir el modo de viajar hasta la postrera laguna, entregar la moneda al barquero que le hubiera sustituido, y dejarse ir con relajada lasitud, y descansar de ese modo para siempre.

4 comentarios:

Frabisa dijo...

Vaya desparrame de carnes!! Tu Caronte se aburre y de paso que ve la TV, se atiborra de golosinas.
La escultura es para pararse un rato a observarla porque recorrer todo su perímetro no es cuestión de segundos.
A medida que leía tu relato y simultáneamente, miraba la fotografía y oye, tal cual, cara de aburrido y de mala hostia tiene un rato. Claro que tanto soñar y ver que no se cumplen tus sueños es lo que tiene, se te pone cara de frustración.

Simpática la foto y muy al hilo tu narración.

¿Sabes? Me gusta porque de paso que nos cuentas el porqué del aspecto de Caronte, nos vas contando hechos históricos que a mí me refrescan la memoria. Enhorabuena. Un beso

Mármara dijo...

Me acabas de traer a la memoria esa película de Woody Allen, que dicen que es una obra menor, y que a mí me fascinó: "Scoop". Hasta me he imaginado la barca, vencida por su peso...
¡Cómo me gustan estas asociaciones tuyas!

Lyra dijo...

Lo que hace el aburrimiento... Pero es normal, ahora para descender al Hades es más cómodo coger el metro y nos han dejado a Caronte en prejubilación.

¡Un beso!

Anónimo dijo...

Me recuerda una vez qué leí:ADELGAZAR YA NO ES UN SUEÑO.Para Caronte no es un sueño es una pesadilla.Demasiados años con comida basura.M.T.

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.