miércoles, 12 de marzo de 2008

Así soy


Soy como me veis. Solitario, espinado, erguido, orgulloso, altanero. La escasa savia que corre por mis vasos, la administro con morosa precisión. El sol que día tras día me ilumina, me reseca, pero me hace más fuerte. La lluvia que nunca llega, pero que tampoco necesito apenas, me vuelve más resistente al entorno. En este medio, todos me respetan. Los pájaros se cuidan mucho de posarse, los rumiantes ni se me acercan, y hasta las serpientes prescinden de mi pobre sombra. Estoy solo contra todo y contra todos. Y sobrevivo con la paciencia de quien ya lo ha contemplado todo, con la riqueza de quien nada necesita, con el placer de quien sabe con certeza todo lo que ocurrirá. Soy como me veis, y veis cuanto soy. No hay más, pero tampoco menos: solitario, espinado, erguido... único.

8 comentarios:

Frabisa dijo...

Otra foto que gana en colorido al ampliarla. Me ha encantado el relato, muy, muy bueno. Parece que habla el cactus, que se describe en detalle. Ahora bien, si lo que has buscado es un símil con tu persona, cualquiera se acerca a ti, lo digo por las espinas…. Jajjajajajjaja

un besito

Anónimo dijo...

Una sola palabra… que puede expresar varias cosas...
Una fotografía… que nos puede mostrar un lugar, un momento…
Las conjugas y se convierten en historias llenas de pensamientos, de luces, de intenciones.
Haces que me transporte, que mi imaginación vuele.
Incluso has conseguido hacerme dudar:
¿Lo que estas definiendo es realmente a un cactus?
Me gusta mucho lo que haces.

Belén dijo...

... y fuerte...

Bonita foto!

Natacha dijo...

El fuerte, el duro. Nadie te puede dañar... prefiero exponerme un poco más, y permitir un abrazo, un cariño. Ser vulnerable tiene muchos incovenientes... pero una gran ventaja: te pueden querer.
Un beso
Natacha.

Sibyla dijo...

Hola Eduardo!
Sabes, yo te presentía así, tal como te describes.
Me gusta tu sinceridad, y tu autosuficiencia...pero todos tenemos un corazoncito, que de vez en cuando le gusta recibir cariño y comprensión.
Te envío mi abrazo!:)

Eduardo Arias Rábanos dijo...

Me ha sorprendido comprobar que algunas de mis fieles lectoras aún confunden autor con narrador. Pero también me ha enternecido lo comentado al respecto. Y hasta aquí puedo comentar.
Gracias por esas palabras ¡y por los abrazos!

Mármara dijo...

Te ha quedado un autoretrato, completa y absolutamente mayestático, excepto por lo de las espinas, que he de reconocer que no.
Así que, por mucho que pretendas que confundimos narrador con autor, te has retratado, no lo niegues.

Anónimo dijo...

Qué chuleria de cactus sobrevive gracias a ese sol qué le ilumina, a ese terreno qué aunque no sea demasiado abonado lo mantiene.Qué oculte un poco sus espinas y deje qué algun pajarillo se pose en él y haga un poco de amistad en el entorno, así le podran decir qué un amigo no es él qué regala flores sino quien te quita las espinas y sentirá latir mejor su corazón solitario.M.T.

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.