jueves, 13 de marzo de 2008

Corre, bruto



Vamos, corre, bruto, no te quedes atrás, no me hagas quedar mal, piensa que mi novia me mira, que mi padre es el presidente de la peña, que mi hermano no se fija en nadie como modelo más que en mí, que no he aprobado una en junio, venga, corre, jodío, que parece que te han comprado en un mercado de saldos, que se te note la casta, porque si no, ¿para qué vales?, a ver, si no, no valdrás para nada, y si tú no sirves, a mí ¿qué me queda?, di, ¿qué será de mí el resto del año?, ¿no ves que me la juego en esta carrera ante tus cuernos?, vamos, embiste, cabrón, que conmigo no vas a poder, pero corre, bruto, corre, que a este paso mi novia me deja, mi padre me tacha de la lista, mi hermano toma a otro como ejemplo, y todo será un desastre total, un fracaso absoluto, una pura ruina, así que, vamos, toro, no seas castrón, corre, corre...

5 comentarios:

Frabisa dijo...

Muy simpático el relato, con tu sentido del humor siempre presente. Hoy como otras veces me has arrancado una sonrisa con la carrerita del mozo. Dicho lo cual, que no falte ese humor tuyo tan fino y sutil y yo que lo disfrute.

Un beso

Belén dijo...

Que alegoría tan ansiosa de un hombre en la carrera de la vida no?

madre mía que me das de pensar...

besicos

Anónimo dijo...

Hay dos maneras de hacer las cosas: porque queremos o porque lo queremos para los demás. En este caso nos basamos en el reconocimiento ajeno para llevar a cabo determinadas cosas.
Lo importante es impresionar, impactar, provocar, hasta nos preparamos concienzudamente para hacerlo. Impresionar a los espectadores, al jefe, a las amistades, incluso a uno mismo, y así darnos cuenta que no hemos perdido la capacidad de admiración.
Me has hecho reír.

Perlita dijo...

Yo solo me he sonreído porque el monólogo me ha despertado más ternura que otra cosa...¡Pobrecillo y qué ganas de quedar bien ante los suyos!
Es de esperar que estas personas que buscan el éxito ante los demás, tengan el reconocimiento por su lucha y su afán de superación...
Hay muchas así y desgraciadamente, o no les llega la suerte del lucimiento, o lo aventajan otros en la carrera o los coge el toro simplemente.
Saludos

Mármara dijo...

Yo, porque lo pillara, le diera un buen revolcón y le dejara la moral más arrastrada por los suelos, si cabe, daba algo.

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.