jueves, 24 de abril de 2008

Podéis pensar


-Sí, podéis pensar lo que queráis: que mis amos me maltratan, y por eso estoy triste; que tengo una galbana inmensa por este calor que lleva haciendo todos estos días; que aparto la cabeza porque todo lo que contemplo en este pueblo miserable me horroriza y me huele mal; que rechazo vuestra compañía porque sois extraños por aquí, y no conviene daros confianzas; que me siento de esta forma en el poyete porque me fijo mucho en los humanos, y por esa razón mi postura os sorprende tanto; que me encuentro enfermo por haber comido fuera de horas o porque me han proporcionado alimento en mal estado o que, simplemente llevo días sin probar bocado; que soy alguien de quien no se puede uno fiar mucho, porque no miro de frente; que mi indolencia es de tal magnitud que casi se me olvida respirar; que soy una perra con alma de mimo frustrado, sí, lo que os dé la gana. Podéis pensarlo, y no seré yo quien os desmienta. Pero seguro que se os olvida la verdad principal: que no existe más que mi cuerpo, que mi alma hace años que partió hacia lugares remotos, en un viaje sin retorno de cuya existencia sólo mi dueña sabe, pues con ella se fue. No tendría menos vida si mi amo me entregara a un taxidermista y me mostrara con orgullo en el patio de entrada a la casa. Pero no os preocupéis por mí, a estas alturas podéis pensar lo que queráis de mí.

6 comentarios:

Frabisa dijo...

La foto es muy expresiva, la pose de la perrita me ha hecho muchísima gracia.

Cierto es que esa cabecita medio ladeada le otorga cierta estado reflexivo muy acorde con el relato que has escrito, pero lo que más me ha sorprendido es que la buena de la perra está totalmente sentada como si de un humano se tratase.

un beso

Perlita dijo...

Pienso que la perrita está saboreando los latidos de lo que encierra su vientre abultado: la vida de sus cachorros prontos a nacer...
Prefiero esta interpretación porque de lo contrario...¡qué pena!.
Estoy encantada con Carbón, el perro que me engañó cuando me lo encontré haciéndome creer que era un pobre tontaina abandonado...¡Pues menudo es...!Más listo que muchos de nuestros congéneres...
Un abrazo.

Anónimo dijo...

¡La posturita se las trae,qué personaje!

Dirá lo qué quiera, qué está asqueada,frustrada,qué no mira de frente ,pero tiene carita dulce y eso lo desmiente todo igual hay qué bucear un poco para encotrarle el alma qué dice qué perdió pero existe.
Yo pienso bien de ella y le doy un voto de confianza.M.T.

Alu dijo...

Nunca había visto a un perro con esa postura, parece que está posando. Tiene una actitud claramente pasota, es un perro viejo y si hablara diría que nada le importa ya.

Sibyla dijo...

Eduardo, yo lo único que puedo pensar
es que me dan unas ganas de abrazarla tremendas!!!!!!!!!!
Me encantan los perros, y a esa perrilla en particular, parece que le falta cariño, y como dice Alu, lleva unos cuantos años a sus espaldas, y si se multiplican por siete cada año...
Hoy me levanté tierna

Besines:)

Mármara dijo...

¡Qué imagen tan reveladora de la resignación animal ante la barbarie humana!

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.