martes, 8 de abril de 2008

Misterio gozoso


En pleno descanso de rezos y rosarios, de vida conventual dedicada a los demás y a la contemplación de Dios, las monjitas sentían que la brisa del paseo marítimo les ventilaba los miasmas producidos durante el encierro invernal. Ajenas a los demás, el vaivén de las olas les producía una especie de remanso hipnótico que venía bien a su naturaleza, más dada a lo contemplativo que a la acción. Pero la hermana Magdalena, en un gesto impensado y casi natural, volvió la cabeza en un instante en que detrás de ellas otra forma de vida se mostraba a sus ojos en su radiante plenitud. Su concentración desapareció, su respiración se agitó, su vista se nubló, y su pensamiento se deshizo en cábalas y sensaciones diversas. Aquella tarde, la hermana Magdalena rezó el rosario más largo de su vida, haciendo excesivo hincapié en los misterios gozosos. También se confesó dos veces. La primera, según llegó al convento, tras el paseo largamente ansiado. La segunda, de madrugada, antes que las demás hermanas y con una urgencia e intensidad que no pasaron desapercibidas a nadie. Lo que escuchó el sacerdote de labios de la monja, le explicaría con mayor claridad los porqués de dicha urgencia y la insistente petición de un castigo inusualmente severo. Pero todo ello no se podrá saber jamás porque, como es natural, estos asuntos se hallan bajo la rigurosa censura del secreto de confesión.

8 comentarios:

Javier Pérez dijo...

Cómo os pone a algunos la cosa religiosa, ¿eh?
:-)))

Un abraz, hombreee

dintel dijo...

Mejor que quede en secreto.

Anónimo dijo...

Cualquiera no amplía ésta fotografia para ver los detalles.
Las monjas qué tienen una fama bien merecida por cierto de realizar ricos dulces,se diría,uy este bombon no lo hicimos nosotras
pero cada vez me confirmo más en qué DIOS existe sin lugar a dudas.
M.T.

Frabisa dijo...

A nadie le amarga un dulce, aunque sea monja. Bon appetit!!

Belén dijo...

Pero si es que es normal, la hormona es la hormona! jajajajajaj

besicos

Mármara dijo...

Para mí, que lo que estaban era riéndose de la pinta del muchacho, Edu. Todo el mundo sabe que a las monjas les tiran más otras cositas.
Como siempre, tus "robados", impresionantes.

Lyra dijo...

Si quitarán el celibato habría más monjas y monjes... Espero que no lo hagan porque ya es lo que nos faltaba: ¡no poder mirar a los surferos! XD Un mua

Mariano Mendoza dijo...

Muy bizarra la imagen.
Es bastante buena... pero muy rara!

Y... que feo que es el tema del celibato..
Pero bueno.. creencias son creencias, y si eso hace feliz a la gente, que asi lo sea.

Es muy cierto eso de que si no existiera el celibato, habria mas curas y monjas.. pero bue.. todo se resume a una "Cuestion Eclesiastica"...

Me pregunto como estaran las hormonas de esas monjas mayores......

Un saludo!

Mariano Mendoza.
Fotografo Publicitario

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.