martes, 19 de febrero de 2008

Fidelidad



Sé que nadie me querrá como tú, porque cada día, cuando paso, tu mirada siempre muestra la expresión entre dulce y adusta que tanto me gusta, y que me hace imaginarte en la intimidad, donde poder acariciar esa desnudez que ahora me enseñas de improviso, pérfidamente, tras haber llevado esta semana un vestido sin escote alguno. Sé que te inclinas para poder verme bien al pasar, para recordarme tirándote un beso, o caminando hacia atrás, e incluso tropezando a veces con alguien, mientras me alejo. Sé que tu fidelidad es lo más grande que tengo, que tu mirada es lo más inamovible de mi mundo, y que conseguirte por fin es mi meta más elevada.
También sé que todo esto es una ilusión que alimenta mi mentira, pero ¡compréndeme, amor mío! es mi única verdad.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

En su condición es fácil ser fiel… “ella” siempre estará ahí esperando, asomada, pero… es tan fría e inerte…
Jajaja esta genial tu texto… mucho mejor que la imagen.

González García dijo...

WOW hacia días que no me pasaba por tu blog...y no se que me gusta mas las fotos...o el texto...alguna vez pensaste en escribir un libro...seguro que seria un éxito de verdad me encantan...te cogi uno de ellos para poner en mi blog...y promocionar tu blog un poco jeje puse la direccion para que se pasen mis amigos...porque a mi me encanta...
hay cada foto..me fascinan!
me pasare mas a menudo!!

Frabisa dijo...

Un texto delicioso, en tu línea.
No te quepa duda, jamás encontrarás a nadie más fiel, nunca, por mucho que vivas, por tanto, no la pierdas, es un tesoro único. La presupongo dulce, callada, sumisa, atenta, quizá incluso apasionada, el prototipo de muchos hombres.

Oyesssssssss, piénsate lo del matrimonio. Un besito

Anónimo dijo...

No es bueno vivir de ilusiones o de medias verdades a poder ser.Esa certeza de qué la otra persona te quiera y de qué exista una total fidelidad te hace ser cómodo y dejarte querer,quizás haciendo alguna concesion de vez en cuando.Solo cuando esa persona o maniquí se aleja y deja de estar ahí ansiando un gesto qué nunca llega y entregandolo todo a cambio uno se puede dar cuenta de lo qué era y de la huella qué te dejó. La foto muy simpática el texto único.M.T.

Belén dijo...

Pues claro que si!

Y a los demás...café :)

besos

Sibyla dijo...

Eduardo, me gusta tu blog, lleno de creación e imaginación!

Me recordó por un momento a una canción de J.M.Serrat, la letra habla de un joven que se enamora de un maniquí, que está en el escaparate de una tienda. Pasa todos los días a verla y le dice frases de amor.
Por fín una noche, lanza una piedra contra la vidriera, abraza a su amada llevándosela...

Esa fidelidad es incuestionable!

Saludos:)

Lyra dijo...

(No sé porqué extraña razón el comentario que te puse ayer no se ha publicado...).

La fidelidad es algo muy abstracto. Sé que es extraño decir eso pero no todo el mundo se toma la fidelidad de la misma forma... hay niveles. Cuando te piden el máximo nivel es casi como pedirte que no te relaciones con otra gente mientras que lo contrario es libertinaje total.

A mí la palabra "fidelidad" no me gusta nada (y no porque haya sido infiel de alguna manera a alguien) porque no es realmente concreta y eso me pone nerviosa...

Pero qué tochazo de comentario... Un beso!

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.