sábado, 9 de febrero de 2008

Entrega



Harto de su propia historia, de los rumores que su figura destilaba, del temor que suscitaba entre las gentes, de su poderío ancestral, de no encontrar jamás rivales a su altura; hastiado de la rutina temporal de los sacrificios de héroes y doncellas, de la monotonía geométrica de su residencia sin salida; avergonzado por los orígenes impuros de su nacimiento y convencido de la inutilidad de luchar contra su destino, el Minotauro, ya viejo y fatigado, cansado de prever con antelación todo cuanto pudiera sucederle, se despojó de su escasa vestimenta, relajó sus miembros y se dispuso a aguardar la violencia ambiciosa y embaucadora del héroe, que se adentraba ya en el quebrado recinto, y caminaba tan seguro de sí, como lo estaba él mismo del desenlace final.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

La Creta del poderoso Rey Minos,
el laberinto de Dédalo
la delgada línea entre lo real y lo imaginario
el mundo encantado de los mitos y las leyendas.
Perfecta foto, la mejor… y el texto me llevó a esos lugares encantados de la Grecia mitológica que tanto me gusta.

Frabisa dijo...

Después de mi último viaje a Italia mi balanza se ha inclinado suavemente de la pintura hacia la escultura. Este minotauro nocturno, iluminado, etéreo, sutil, esbelto, trasluce tormento, desdicha, sufrimiento ante el porvenir.

Me corriges si me equivoco pero creo que es la misma escultura que vi en Jerez de la Frontera. Está en una pequeña plaza que ejerce de rotonda con un tráfico constante, lo cual hace dificultoso su acercamiento. La vi de lejos pero durante largo rato, y la rodeé para verla en sus diferentes ángulos. A pesar de mi escasa sensibilidad para el arte contemporáneo, ésta es una estupenda excepción que me colmó de agrado. Me encanta la foto por la imagen y los recuerdos tan gratos que me proporciona.

Y no, no te abrumes por las buenas opiniones que tienen tus fotografías y tus comentarios, será que te lo mereces o que te lo curras mucho. Es más, yo estoy atenta para una crítica feroz, pero no me lo pones fácil, jajjajaja. Un beso

Anónimo dijo...

La fama se la tenia bien ganada con todas las victimas qué se tragó aunque no pudo escoger mucho encerrado en ese laberinto qué le impusieron.Una vida tormentosa.M.T.

Alu dijo...

El Minotauro, interesante mito y fatal su destino. Pobre bestia, pero hay ciertos personajes que nacen en los mitos para morir y dejar enseñanza de algo. La enseñanza de este mito, el del laberinto del Minotauro, es fantástica, es una de las mejores cosas que he aprendido en mis clases de griego. Un saludo.

Eduardo Arias Rábanos dijo...

Concuerdo con vuestros gustos mitológicos, arcanos de los que bebemos hasta nuestros días. Me gusta comprobar que todavía hay a quienes les gusta comprobar que para llegar a ciertas verdades hay que saber convivir con las mentiras, sobre todo si son tan hermosas como las que nos legaron los griegos.
Gracias por hacérmelo ver.

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.