martes, 19 de febrero de 2008

Desnuda ensoñación


Cuando acabó el libro, la invadió una dulce languidez. Como le sucedía siempre, no podía dejar de pensar en la heroína de la novela, en las muchas y terribles vicisitudes por que el autor la había hecho pasar. Comparaba todo ello con su vida muelle, aburrida, desocupada, de esposa de un hombre sin atributos que lo acreditaran como tal. Sin saber por qué, el tacto de las sábanas tibias se le tornó demasiado áspera para sentir su cuerpo, que comenzaba a sentir una nerviosa desazón. Poco a poco, se fue despojando de todas las prendas nocturnas que cubrían su piel, hasta que sus formas fueron brotando en toda su desnudez, iluminada por el resplandor que entraba por el amplio ventanal. Se sorprendió de encontrarse bella y armónica, en contraste con la tapa rugosa del libro. Con la yema de los dedos se recorrió las piernas, y se sonrió al hallarlas intactas. El sosiego la fue meciendo poco a poco, y el sueño la envolvió por completo. En él, imaginó que su marido era aplastado por una campana que caía de una torre. Se despertó empapada. Pero no supo determinar si de terror o de placer.

6 comentarios:

Belén dijo...

Siempre hay libros que pasan por la ficción hasta llegar a ser mas real...

Besicos

Anónimo dijo...

La composición, el encuadre, la tonalidad… es artística y sensual.
El desnudo produce pensamientos diversos y fantásticos en cada individuo que lo observa, belleza, erotismo, libertad…
Me encanta…

Frabisa dijo...

Me gusta muchísimo la composición del desnudo, el seno, la mano lánguida y por último y rematando, un libro que le otorga solemnidad. La foto, por tanto, ha pasado mi tamiz con nota alta.

El relato es de tus mejorcitos, tengo que decírtelo sin ánimo de peloteo,desprende buena literatura.

Me ha rechiflado el ritmo suave y cadente que le has otorgado. Está tan lleno de sensualidad, que sin querer, a medida que iba leyendo iba invadiendo su espacio y convirtiéndome en protagonista. Me encanta que cuando leo algún relato, el escritor consiga transportarme a otros mundos sin que me mueva de mi sillón y tú lo has conseguido.

Oye, el ritmo de buena calidad de tus escritos van tan in crescendo que terminaremos entrando no para ver tus fotos, sino para leerte. Un besazo.

Anónimo dijo...

Sugerente la foto.Creo qué a la protagonista de tu relato tenia tan encerradas sus emociones y sentimientos ante los demás incluido su marido qué solo se liberaba en cierta manera con sus libros ,dejando aflorar su sensibilidad en soledad.Por eso al terminarlo aun palpitante logró darse cuenta de qué era una mujer y se sentia como tal,al despertar de ese sueño respirará hondo y se dirá ...NUNCA ES TARDE.M.T.

Eduardo Arias Rábanos dijo...

Yo mismo soy el primer sorprendido, Fra (y Anonimo/a), porque esta bitácora surgió en un principio como plataforma para mostrar mis abundantes fotos, pero con el paso de los días, lo que se impone con claridad es el texto, hasta el punto de que escojo las imágenes por cuanto me sugieren para escribir. Ya veis, uno propone, y...
Gracias por vuestra presencia a diario, a mi lado

Mármara dijo...

Me encanta la foto, y has logrado seducirme con el relato.

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.