sábado, 14 de enero de 2017

CUATRO MIL FOTOGRAFÍAS

Antes de Navidades tuvo lugar una efeméride de carácter estadístico, que sólo a mí atañe, pero que tengo interés en publicitar, pues comentaré algo al respecto. El dato concreto y seco es éste: en mi galería de Flickr llegué a mi fotografía 4.000. Es decir que desde 2007, que fue cuando me uní a esta macroplataforma de imágenes, hasta ahora, unos nueve años y pico después, he colgado esa cantidad de fotografías. Con la paciencia y la constancia que me son propias, con la regular irregularidad que caracteriza a este tipo de proyectos. Pero, sí. Cuatro mil fotografías. Se dice (o se escribe) en un santiamén. Sin embargo, han sido necesarios todos esos días, todos esos meses, para que se pueda comentar el dato sin riesgo a mentir.

Evidentemente, cuando uno se mete en una empresa de este tipo, uno no se pone una meta con un número. Al menos, no en mi caso. Ese proyecto busca luchar contra mi tendencia habitual a la vagancia (y aunque esto haga reír a quien me conozca bien, es así, y sé muy bien de lo que hablo). Decía que uno no se ponía metas de número, pero sí de método. La idea era colgar dos fotos diarias e ir alternando en la medida de lo posible los diez temas fotográficos que me caracterizan. Pero enseguida se nota que el plan no ha resultado con la exactitud que uno lo definió hace años. Si se mira bien, salen unos 3.400 días, lo que habría supuesto casi 7.000 fotografías, de haber sido riguroso con la tarea (no entro en las causas por las que muchos días no llego a cumplir el plan: nos sacaría del tema ahora mismo). De modo que se comprueba con facilidad que una cosa es planificar, y otra cosechar.

Con todo, el número impresiona. Cuatro mil. Más de una foto diaria de media. Da para interpretaciones muy curiosas o truculentas. Un ejemplo: suponiendo que sólo un diez por ciento de ellas fueran imágenes realmente buenas, únicas, excepcionales, tendría 400 fotos que incorporar a un porfolio y poder pedir que me erigieran bustos y me concedieran galardones oficiales por los ayuntamientos de España y del orbe. Pero, no. No hay fotos sobresalientes en mi galería. No hay fotos “de autor”, cuya contemplación señalara automáticamente a su autor sin asomo alguno de duda. Mis fotos son buenas técnicamente. Son muy agradables visualmente. Son correctas tanto en su composición como en su edición. Pero no son fotos originales. No señalan a su autor como un creador neto, ni un revolucionario de la imagen, ni un pionero que abra caminos que otros desarrollarán. Hace quince o veinte años, afirmar esto me habría abocado a un gran disgusto, a una sincera desesperación. Hoy, no. Hoy sólo constato la evidencia. Será la madurez, supongo.

Y, sí, constato la evidencia negativa, pero también certifico la alegría que la actividad fotográfica instila en mi vida, las relaciones sociales que me ha posibilitado, la satisfacción de haber comprendido ciertas reglas que antes se me escapaban, el orgullo de comprobar la apreciable mejora de la calidad de mis obras, y, sobre todo, el incalculable beneficio que como motor de vida tiene este proyecto en mi existencia. Sin la fotografía, mi vida sería más pobre, más plana, más previsible, menos estimulante, y también -sí, por qué no decirlo- menos interesante a todos los niveles.


Las fiestas navideñas pospusieron la efeméride, pero hoy le pondré una vela a un pastel de milhojas, la encenderé, cerraré los ojos, pensaré un deseo que tenga que ver con ello, soplaré, sonreiré y luego me lo comeré con tranquilidad, mientras pienso en cuáles serán las dos fotos que pondré hoy.

1 comentario:

Frabisa-Isabel La cocina de Frabisa dijo...

Maravilloso tesoro, cuatro mil fotografías!! increíble haber conseguido llegar a esa cantidad y con ese nivel de calidad, te felicito. Enhorabuena!

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.