sábado, 16 de enero de 2016

PROYECTOS, MÁS PROYECTOS (LITERARIOS)

Proyectar es una de mis actividades favoritas. Algunos de esos proyectos, hasta llegan a ser cumplidos. Pero la mayoría quedan en eso, meras declaraciones de intención. Imagino que será algo común a la mayoría de las personas, unas en unos campos, otras en otros; aunque no es disculpa plausible. En mi caso, donde se da mayor número de proyectos no llevados a término es en el campo literario. Atesoro carpetas con docenas de hojas con inicios de cuentos, con ideas para libros homogéneos, bien trabados, con títulos de relatos que a veces resultan una creación por sí mismos. Lo malo es que luego no se escriben. Por fortuna, no se olvidan. Por desgracia, tampoco pasan al olvido. Y, encima, son constantes; y, a veces, hasta recurrentes.

El último tuvo lugar mientras mis alumnos de Arte realizaban un examen el pasado mes de diciembre. Mientras ellos sufrían las inclemencias de la prueba y los rigores de su falta de preparación, yo, en la parte trasera del aula, al lado de la ventana por la que entra algo de luz, garabateaba en un papel, y pensaba. Y así, como tantas veces, me vino a la cabeza uno de los últimos grandes libros que había leído, cuyo título no recuerdo ahora, pero sí que eso me dio otra idea para un nuevo proyecto, quién sabe si realizable o nonato, como tantos. 

Se trataría de un libro de cuentos, de número y extensión variable -desde microrrelatos hasta algunos de mayor recorrido-, cuyos títulos fueran exactamente los de grandes obras de la Literatura universal (o española, aunque en esta modalidad habría mayores dificultades a la hora de lograr un cantidad apreciable de obras fácilmente reconocibles por el respetable). Obviamente, habría que elaborar una lista (me encanta crear listados por el solo placer de ver la disposición de su  orden final). En ella podrían coexistir en pacífica y creativa cercanía novelas, cuentos, ensayos, obras de teatro, libros de poesía...

Y casi al tiempo me brotó un ejemplo, el más tópico posible: El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, ambientado en nuestros días, en el que la anécdota partiría de un hombre que acostumbra a ponerse al lado de los débiles, y en este caso defendería a una mujer que estaría siendo agredida violentamente por su marido en la calle; tras un intercambio bronco y breve, dos puñaladas pondrían fin a su generoso intento. El relato podría concluir con una frase como ésta: “(...) mientras caía al suelo desangrándose, supo de cierto que no moriría en su cama, que sus deudos no llorarían ante él su prodigioso e irrealizable camino hacia la cordura”. Ya digo, proyectos, proyectos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Proyectos proyectos......y que no dejes nunca de tenerlos. Me gustaría incluyeras "orgullo y prejuicio" pero yo te veo más de "sentido y sensibilidad"....en el caso de que fueras que lo dudo austiniano. Un saludo

Frabisa-Isabel La cocina de Frabisa dijo...

A mí lo que más me mola son los listados, no conozco a nadie tan ordenador. Aparte de eso, andando se hace el camino, mientras piensas si haces o no haces, algo va cayendo :))

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.