domingo, 10 de enero de 2016

BALANCES DE LO VIEJO Y PROYECTOS DE LO NUEVO

No falla. Cuando el año se va, aparece la imaginaria obsesión de los balances. Como si vivir no fuera una evaluación continua, nos gusta parcelar los espacios y los tiempos, y realizar la evaluación parcial. Cada uno elabora la suya. Pero dependen demasiado del carácter personal, y al margen de tragedias impensadas, suelen ser un reflejo de quien se es. Si optimista y positivo, balance equivalente. Si cenizo y negativo, equivalencias similares. Si átono o indiferente, resumen parejo. De modo que no conviene hacerles mucho caso. Los balances anuales que estos días hemos visto brotar no nos explican mucho de nuestra singladura por el año que ya se fue. Son cuanto somos.

De igual forma, los proyectos que imaginamos ante el recién iniciado período, dicen mucho de cómo nos pensamos, de quiénes deseamos ser, y de cómo afrontamos el inevitable fracaso propio. Son declaraciones de buenas intenciones que sólo son eso: intenciones, pretextos para convencernos de que seremos mejores, cuando la verdad es que seguimos siendo los que éramos y seguiremos siendo. Y las cumpliremos o malbarataremos según seamos: trabajadores, oportunistas, deshonestos, responsables, procrastinadores, aburridos, mediocres, creativos, aprovechados, generosos, etc.

Con todo, yo ya hice mi balance. Da igual como saliera, pues quienes me conocéis bien, sabréis intuir el resultado. Exhibirlo me parecería una impudicia intolerable -caso de ser positivo-, o un lagrimeo victimista -en el caso contrario-. Y, claro, también he elaborado mi lista de buenas intenciones. No es muy larga, pero sí consistente. Pero tampoco voy a desvelar en qué consiste. De mis logros y fracasos ya me ocupo yo. Ahora bien, os comunico que en la segunda línea se encontraba un compromiso que será fácil comprobar si cumplo o no. Este año, en esta bitácora, nulla dies sine linea. O sin imagen. Llueva o granice, se trabaje o se huelgue. Es una promesa. A ver quién apuesta fuerte, a favor o en contra de mi palabra. 

3 comentarios:

Unknown dijo...

¡Ahí te espero, tocayo! Controlaré a Usía día sí, día también, y pobre de vos si cae en el ocio incontrolado...Ahí será el llanto y el crujir de dientes.

Anónimo dijo...

Bueno, a mí ya me trae algo bueno el 2016 si lo cumples. Y además espero verte en mayo. Un abrazo desde esta tu tierra (que ni la mía)

Frabisa-Isabel La cocina de Frabisa dijo...

Obras son amores y no buenas razones y menos samba e máis traballar. Yo como cada día soy más gallega, no creo ni dejo de creer, me quedo ahí, congelada en el espacio del veremosquepasa :)))))))
biquiños

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.