viernes, 24 de junio de 2016

BREXIT, (AL FINAL) SÍ. ¡QUÉ BIEN! ¡QUÉ MAL!

El Reino Unido ha votado en referéndum que quiere salir de la Unión Europea.
¡Genial! Great!
¡Dios santo! Oh, my God!
Qué estupendo, que por fin puedan tener un rinconcito propio desde el que seguir pensando que son los mejores del mundo en todo.
Qué terrible, que hayan sido tan inconscientes como para no poder prever las múltiples consecuencias que ese gesto va a conllevar.
Qué maravilloso, que de una vez dejemos de escuchar los continuos lamentos sobre lo que Europa les roba y no les renta.
Qué tremendo, que den la espalda al único proyecto europeo que ha traído paz y concordia a Europa en siglos de agitada y violenta confrontación entre naciones.
Qué bueno, que por fin sean ellos los separados y no los europeos, como reza su dicho: “Niebla en el canal: el continente, aislado”.
Qué triste, que las cuestiones más esgrimidas a la hora de optar por la decisión tomada hayan sido la xenofobia y el egoísmo económico.
Qué delicioso va a ser que los “diferentes”, los que se unieron “casi a la fuerza”, los que se arrogaban de que “estamos en Europa, pero no somos Europa” ya no nos marearán con sus continuas exigencias que cada vez se parecían más a un chantaje institucional.
Qué amedrentadoras resultarán las peticiones de referéndums en otros países que albergan dudas semejantes, pero no se atrevieron a dar el primer paso.
Qué estimulante será seguir construyendo Europa (caso de que el efecto contagio no lo lleve todo al traste) sin su principal rémora.
Qué penosas resultan las declaraciones de quienes celebran la victoria del Brexit, tan parecidas a las de los partidos xenófobos y ultranacionalistas de otros países.
Qué esperanzador parece el futuro, cuando se comprueba que lo que piensa un pueblo tiene consecuencias reales en la política y la economía (aunque yerre).
Qué deprimente será pensar en Europa sin uno de sus principales pueblos, sin una de sus principales economías, sin una de sus principales culturas.
Qué regeneradora resulta la idea de que votar tiene resultados prácticos, y no se queda todo en papel mojado, como en otros lugares.
Qué amargura supone imaginar que todo lo logrado hasta ahora gracias a la unión que logra la fuerza se pueda diluir en unas décadas o tan sólo unos años.
Qué triunfo de los sentimientos, del complejo de superioridad, de la paranoia excluyente.
Qué derrota de la razón, del sentido común, de lo que nos enseña la Historia.
¡Qué bien!
¡Qué mal!

2 comentarios:

Frabisa-Isabel La cocina de Frabisa dijo...

Qué artículo tan bien escrito, que clarito y cuanta razón llevas!!

Maravilloso planteamiento del momento histórico que está viviendo Inglaterra y con ellos, el resto de Europa.

Volverán, estoy segura, lo que no sé si lo verán mis ojos.

Bss

María Pérez Martínez dijo...

Sí, qué bien, y qué mal.
Cuántas reflexiones y qué acertadas.
Otro qué bien: que ya no tendrán que seguir contribuyendo con los 130 millones de euros que la U.E. destina cada año a financiar la cría de toros para lidia en España.
Pero qué mal: si la xenofobia y el egoísmo económico han sido sus razones de más peso a la hora de decidir.
Si la victoria del brexit le parece a Trump “una gran cosa”… me inclino a pensar que ha vencido la opción errónea, y que traerá malas consecuencias.
Ojalá me esté equivocando, como tantas veces.

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.