domingo, 21 de marzo de 2010

MICRORRELATO

EL CELOSO RELOJERO
____________________________________
Al descubrir por fin a su mujer desmigando las horas sobre el cuerpo desnudo de su amante, todo el tiempo del mundo se le vino encima. Los años convividos con ella le oprimieron las sienes de súbito y le avivó los celos que siempre lo habían consumido. A él lo dejó ir, pero ella sufrió su ira acumulada durante años. El relojero celoso quitó la vida a su amada con la aguja larga de un carillón. Con sus cenizas purificadas fabricó un rutilante reloj de arena, que le recordaría grano a grano cada uno de los besos que jamás volvería a sentir.
Del libro Micrólogos

4 comentarios:

Frabisa dijo...

Pedazo de machista el relojero ese, parece que no sabía que agua que no has de beber... déjala correr. Pero no la mates hombre, que luego hay cárcel...

Bueno, dejando a un lado la temática desagradable y tan de actualidad, te diré que me ha gustado mucho.

Una historia condensada en pocas y bien hilvanadas líneas.

Muy bien, si señor.

un beso

Ñoco Le Bolo dijo...


La maté porque era mía.
Sigue grabado a hierro y fuego, en las neuronas semejante, estupidez.
Educación es parte de la solución. La otra: nosotros. Cero Uno Seis.

Saludos

CR ____________________________________
LMA

Cher dijo...

Tiempos de objetos y de posesiones. No hay que tener relojes... hay que ser tiempo: cambiante, viviente, fluyente. Quién puede poseer el tiempo?
Ni aun matándolo se consigue; o eres dentro de él o mueres y matas por querer contenerlo.
El ego cela hasta poseer una carcel.
No más relojeros ni relojes, sed libres.

Tío Rutero-Sam dijo...

Aparte del contenido ético que tiene. Me encanta. Una condensación sublime del mal amor de una vida.

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.