domingo, 31 de enero de 2010

MICRORRELATO

LA CERILLERA Y EL SOLDADITO DE PLOMO
______________________________________________
La cerillera se moría de frío en la noche invernal. No había vendido nada, por lo que estaba de muy mal humor. Un niño, que pasaba con su padre de la mano, le arrojó en la faltriquera un soldadito de plomo viejo con el que iba jugando. Lo miró y lo palpó con los deditos que asomaban por los mitones. Estaba caliente, pero no le confortó lo más mínimo, pues estaba muy enfadada, así que se dedicó a darle repetidos golpes contra el suelo. Como la sonrisa del soldadito siguiera siendo la misma, pese a la deformidad del resto del cuerpo, se propuso castigar tamaña insolencia. Cogió una caja de cerillas, y una a una las fue encendiendo y aplicando a la cara del muñeco. Éste, poco a poco fue desfigurándose y deshaciéndose hasta que múltiples gotas fueron cayendo al suelo. Ella se dedicó a derretirlo por entero, y tanto empeño invirtió, que las gotitas de plomo quedaron esparcidas a su alrededor. Agotada y sin que hubiera cambiado su humor, se recostó sobre el quicio de la puerta donde se encontraba. Sería su última noche. Aterida, moriría cerca del amanecer con un horrible rictus en su cara. Él la había precedido sólo unas horas antes. Su eterna sonrisa planeaba ya sobre ambos.
Del libro Micrólogos

3 comentarios:

Tío Rutero-Sam dijo...

Vaya, que historia tan triste...

A mí, si no es con fin didáctico, no me gustan las historias tristes, porque en vez de hacer sentirme mejor, me estristezco. Y para eso, ya tengo los telediarios.

Alegría, ¡que se acerca la primavera!

Cher dijo...

Es triste, sip. Describe muy bien la miseria humana, pues la mayor pobreza de todas es no ser capaz de valorar lo que nos entregan los demás. El camino de la queja enquista nuestras acciones y la venganza emploma el buen fluir.
En cuanto a la desigualdad?...nos han vendido que todos somos iguales ante la ley (cosa que es mentira por otro lado) pero solo seremos libres si somos conscientes de que en nuestras diferencias está la verdadera riqueza.
Moraleja: todos/as podemos elegir que hacer con el soldadito de plomo.

Mármara dijo...

La crueldad es una de las emociones que define al ser humano y lo diferencia, para su desgracia, del resto de los animales, mcho más compasivos, y hasta más humanos, si el ser humano siginificara, en la práctica, lo que no significa en la realidad.
Me ha dejado muy mal sabor de boca este relato tuyo.

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.