lunes, 12 de junio de 2017

EL PURITANISMO HIPÓCRITA CONTRA AMANCIO ORTEGA

Porque lo fui, me molestan los maximalistas. Porque yo también me realicé con la confrontación, me fastidian los radicalismos. Como yo ejercí de extremista dialéctico, me sacan de quicio los que se mueven entre los extremos. Los entiendo (¿cómo no hacerlo?), pero no los soporto ya. Y al único que soporto en esas tesituras es a mí mismo -y de vez en cuando, y no siempre-.

Estos días, una de las polémicas que más artículos, mensajes y palabras ha generado es la donación de dineros procedentes del empresario Amancio Ortega, cuyo objetivo oficial es servir de ayuda en la investigación del cáncer, aunque sus objetivos últimos tengan que ver con lavados de imagen, ingeniería fiscal u otros fines que se nos escapan. Las críticas que ha suscitado dicha decisión en algunos sectores han sido de tal calibre, que las querría yo igual de intensas e insistentes con muchos de los gobernantes españoles -de diferente signo- que nos pastorean en los últimos tiempos.

Al parecer, ese dinero está manchado con la explotación de miles de trabajadores en países subdesarrollados y con prácticas salvajes de capitalismo global. Bien. Eso no está en duda. Cualquier fortuna que en el mundo haya habido no se habrá fundamentado jamás sin que hayan mediado delitos, cuando no crímenes directos. Eso tampoco se discute. Se discute la moralidad de ese dinero. Pero el dinero no tiene moralidad. Hay quien se la otorga, pero no la tiene. Ya el emperador Vespasiano respondió con su genial “non olet” (no huele) al cuestionamiento de un impuesto concreto sobre las letrinas de Roma. En efecto, el dinero no huele, y da igual de donde venga, si las medidas que con él se efectúen son adecuadas, beneficiosas o necesarias. Quiero decir que la moralidad de su procedencia no debería afectar a la moralidad de su destino. Lo contrario sería ejercer la hipocresía a unos niveles inabarcables.

Un ejemplo clarificador. Un asesino conocido amasa una gran fortuna, una parte de la cual entrega a un ayuntamiento para la construcción de una escuela, un hospital, un centro deportivo. ¿Cuál es mi postura al respecto, si soy el alcalde? Aceptar cada una de las monedas ofrecidas, construir todo aquello para lo que fue donado, y al mismo tiempo, conseguir que dicho asesino acabara en prisión. Eso sí, con alguna reducción de la pena, por los beneficios realizados a la comunidad con sus dineros. Alguna. Sólo alguna. No buscaría ni negociar su reinserción social ni aceptaría chantaje alguno. Ahora bien, si voluntariamente lo dona, yo lo acepto. Pero también hago cumplir la ley. Pocos delincuentes o criminales derivan sus beneficios a la misma sociedad a la que explotaron o esquilmaron. Cuando esto ocurre, deberíamos congratularnos. ¿O se puede comparar a este señor con los ladrones de este país en los últimos años? ¿Nos podemos imaginar a Urdangarín, Bárcenas, Correa, Rato y demás compañía haciendo donaciones de sus prolongados y egoístas latrocinios? Creo que hay muy sensibles diferencias entre las dos actitudes. Y también creo que hay que ser práctico y cabal. Y también agradecido, cuando procede.

4 comentarios:

Unknown dijo...

Rubrico todo el texto de forma urgente y perentoria: Hay mucho "melindres" que, sin embargo, no hace gala de la misma puolcritud en otras situaciones, ciertamente más llamativas y dolorosas o, incluso, dolosas.

Nesalem dijo...

¿Qué sería de las donaciones millonarias que nutren muchos laboratorios y centros de investigación del mundo si hiciésemos caso de estos puritanismos? Por otra parte no todo el dinero es ilegal o sucio cuando se gana, eso es ideología pobrista que viene de privilegiar la vida pobre y humilde. O sea la vida que muy pocos quieren.

María Pérez Martínez dijo...

Completamente de acuerdo con tus argumentos y conclusiones.
Lo has expresado perfectamente.

Frabisa-Isabel La cocina de Frabisa dijo...

Ojalá donara más, y eso que al menos en Galicia dona muchísimo, millones y millones de euros y no lo hace por el cauce de la desgravación fiscal, algo que hubiesen utilizando en su contra sus detractores, lo hace porque le sale de la punta del pie y además, le sobra.
Este señor es un hombre sencillo que entre sus mayores goces está el jugar por las tardes al dominó en el mismo lugar desde hace muchísimos años, ¿para qué quiere tanto dinero si sus costumbres son tan sencillas? hace bien donándolo para lo que quiera. ¿O quizás tenga que dar el dinero para lo que quieran otros, o quizás NO tenga que darlo para que otros no se molesten?
Harta de tanta estupidez me hallo y también es cierto que ya ni les oigo ni les presto atención. Besos

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.