domingo, 25 de octubre de 2015

DÍA PESIMISTA

Hay días en los que se evidencia que todo cuanto nos decían los abuelos buenos es verdad verdadera. Sobre todo, en lo que se refiere a negativo del ser humano. Hay días en los que uno confía muy poco en que esta especie primate, que tanto ha evolucionado, que tantos retos ha superado, que tanto ha logrado, se separe algo más de ese arquicórtex reptiliano que aún nos tiene sujetos al instinto más primitivo y animal. Éste es uno de ellos.

Si uno ve que cada pocos días un hombre asesina a una mujer sólo porque ésta no se sometió a sus dictados y no soporta la libertad ajena. Si escucha que la raza humana produce un 60 % más de lo que necesitaría para alimentar a los casi 7.500 millones del planeta, mientras más de más de 20.000 personas mueren de hambre en el mundo ¡al día! Si a un juez murciano le da por sentenciar que el hecho de que un hombre rocíe a una mujer de gasolina provisto de un mechero no implica dolo o intencionalidad de asesinato. Si se contemplan las agresivas y excluyentes palabras que varios políticos europeos escupen sobre los que huyen de las guerras que en parte promocionamos. Si se observan las lecciones de ética que unos cuantos de nuestros dirigentes más cercanos nos ofrecen a diario, bien al soslayar la corrupción en que se hayan enfangados hasta las trancas, bien haciendo de la paranoia victimista una estrategia con la que difuminar sus latrocinios. Y si, encima, uno contempla en directo cómo el más grande motorista de la historia (Valentino Rossi) tira al suelo de una patada en carrera a uno de los que tal vez le arrebate con el tiempo dicho palmarés (Marc Márquez), entonces es mejor apagar el día, meterse en cama de nuevo y anestesiarse con alguna imaginación acaso irreal, pero amnesiógena (o, como mínimo, cicatrizante).

2 comentarios:

Frabisa-Isabel La cocina de Frabisa dijo...

Cuando enumeras una serie de hechos acaecidos en las últimas horas o días y todos tienen un cariz tan lamentable para quienes se denominan "seres humanos-racionales", claro que tú relato se tiñe de un catastrofismo que asusta y yo no diría que tienes un día pesimista, tal vez sería mejor apuntar que tu reflexión es realista.
También es cierto que a medida que cumplimos años perdemos la fe en el prójimo y ese idealismo que inundó nuestras vidas allá por la adolescencia-juventud, ha quedado por el camino a fuerza de numerosas decepciones, pero lo penoso es tener que asistir a tantos despropósitos como los que enumeras.
Ánimo que esto no se ha terminado aún.
besos

Anónimo dijo...

Me ha encantado este breve y claro resumen del actual panorama social.
Es evidente que el hombre ha creado un sistema en el que abusar del débil y ser corrupto o tramposo no tiene repercusión de importancia. Pero posicionarse contra ello, como acabas de hacer, es una valiosa arma para quienes consideramos repugnantes estas prácticas.
Se vislumbra un cambio y se irá consiguiendo porque cada día somos más.
Sólo discrepo en eso de refugiarse en imaginaciones irreales, no sólo porque las quimeras suelen ser muy decepcionantes sino porque hay imaginaciones reales buenísimas.

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.