domingo, 27 de junio de 2010

MICRORRELATO

SUEÑOS RECÍPROCOS
__________________________________
Deberías soñar conmigo, querida, como yo sueño contigo. Es injusto que no correspondas a mis deseos. Sufro en exceso por ello. Porque yo pueblo mis noches con tus carreras locas, con tu risa, con tu piel brillante, con tus palabras torpes. Después serán tu ubicuidad, el cimbreado de tu cuerpo alargado y esquivo, tus desapariciones constantes quienes mortifiquen más mis deseos. Mientras, seguro que tú sueñas por tu lado con tu futuro de modelo de alta costura, con tu modisto mariquita y rico y con una casa de ensueño en La Moraleja. Deberías soñar conmigo, como yo... Aunque, bien pensado, mejor no. Sería yo quien no debería soñar contigo. Al menos, una temporada. O, por lo menos, no contigo tan desnuda. En fin, creo que lo mejor sería no soñar contigo. O, mejor, dejar de soñar, sin más.
Del libro Micrólogos

3 comentarios:

Frabisa dijo...

No, no creo que dejar de soñar sea sano. Tampoco hacerlo de forma obsesiva :))

Muy bueno, muy bien descrita la paranoia amorosa.

un beso

Cher dijo...

Mira que dejas de soñar por que no sueñan contigo ni de la misma manera... ayyy.
Caca, eso no se hace. Es bueno tener sueños y deseos, es celebrar que estamos vivos. El problema está en querer poseer hasta la mente del otro/a.

Anónimo dijo...

Soñar un poquito sin llegar a la obsesión puede ser una buena recomendación para no mortificarse.
M.T.

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.