domingo, 23 de enero de 2011

MICRORRELATO

BENEVOLENCIA DEL ALUMNADO

Cuando expongo en clase cosas tan incomprensibles como que de dos palabras antiguas como “Caesar” y “Augusta” se ha podido llegar a una actual como Zaragoza; o bien que el universo consta de millones de galaxias, cada una de las cuales contiene miles de millones de estrellas, y éstas a su vez sus correspondientes planetas; o que el vapor de agua primero no se ve, pero luego sí, en forma de nubes que, cuando se enfrían por la altitud se convierten en gotas grandes de lluvia que caen a tierra; cuando yo explico esto e intento que lo entiendan y luego lo aprendan, sólo puedo hacerlo poniendo una enorme cara de entusiasmo vehemente, o sea, de loco, de enajenado transitorio, para que los chicos puedan ser comprensivos y benevolentes conmigo, y no me desprecien más de lo habitual, y puedan colocarse sobre su frágil pedestal y pensar: “pobre, ya está otra vez alucinando con lo suyo”, y así puedan dedicarse a las cosas que en verdad les importan sin que les dé por chillar, insultar, escupir o agredir a quien les habla.
Del libro Micrólogos

4 comentarios:

Isabel - Frabisa dijo...

Caray, qué fuerte ¿no?

No logro distinguir entre realidad y ficción, perdone Ud.

Qué miedo, estoy pensando.... tengo todas las posibilidades del mundo, pero.... noquieroserprofe, noquieroserprofe, noquieroserprofe, porsiacaso...

un beso

Cher dijo...

Cuando la televisión educa... hay que hacer un circo mediático para que no te coman los leones ja ja ja.
En el fondo somos como niños y nos gusta el circo, es un medio más para abstraerse de la "realidad" y de la Historia (del pasado irrelevante) y lograr un vínculo de comunicación real y en presente.
En tu relato se muestra la responsabilidad de un profesor y la responsabilidad es, al fin y al cabo, dar una respuesta creativa aceptando lo que hay.

Antonio Herrera dijo...

Prueba a ponerte detrás de una tele y haz lo mismo. Más histriónicos son algunos de sus modelos televisivos y bien que se recuerdan sus despropósitos.

De todos modos sigue plantando semillas de conocimiento, algunas plantas brotarán y seguro que darán sus frutos.

Saludos.

Mármara dijo...

Jajajajajajaja Fantástico, ese "pobre, ya está alucinando otra vez con lo suyo", poca cuenta se dan de que, aunque no sean conscientes, también llega a ser "lo suyo".

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.