domingo, 21 de noviembre de 2010

MICRORRELATO

VELOCIDAD RELATIVA

La liebre volvió a retar a la tortuga. Esta aceptó y, como es natural, llegó la última, aunque riendo a carcajadas, como tantas veces. La liebre, molesta por la hilarante indolencia de aquella perdedora, le preguntó por qué, pese a tanta derrota seguida, se reía tanto. La tortuga respondió, flemática: ≪cuando llego, siempre en último lugar, me da por pensar la de kilómetros sensatos que voy a andar yo en mi vida, después de que tú hayas dejado de correr sin sentido para siempre≫.
Del libro  Micrólogos

2 comentarios:

cher dijo...

Sí, sí, sí, siempre con sentido: sentido del humor, sentido de orientación y sentido de la dignidad (aún perdiendo la carrera). Aunque no comprendo muy bien el sin sentido consentido por la tortuga de aceptar el reto, quizás fuera por darle a la liebre un sentido diferente a la palabra velocidad. ¿A qué sí? Sino no tendría sentido correr esa carrera, no sería sensato.
Ay lebratos aprended del maestro.

Tío Rutero-Sam dijo...

Tengo muchos amigos que por correr más de la cuenta sin sentido, ahora, con 19 años nada más; no saben qué hacer con su vida.

No obstante, tampoco hay que dormirse en los laureles que vida solo hay una y a ti te encontré en la calle (adaptación).

AVISO A VISITANTES

Todas las imágenes (salvo excepciones indicadas) y los textos que las acompañan son propiedad del autor de esta bitácora. Su uso está permitido, siempre que se cite la fuente y la finalidad no sea comercial
Si alguien se reconociera en alguna fotografía y no deseara verse en una imagen que puede ver cualquiera, puede contactar conmigo (fredarron@gmail.com), y será retirada sin problema ninguno.